Icono de accesibilidad 00. Los iconos de accesibilidad contienen en sus propiedades Alt y longdesc descripciones de la organización del portal y de sus páginas. La propiedad longdesc de este icono 00 dirige a una página de texto con un mapa del portal, encontrándose un enlace a una página de texto con las características generales del portal en la propiedad longdesc del icono 02. Icono de accesibilidad 01. Página de texto: 'Gran Canyon. Somos evolución'. Contiene artículos relacionados con el proceso de la Vida, o estrechamente relacionados con este. Esta página carece de caja de título, quedando título y subtítulo sobre el fondo, en color marrón, realzado de este con efecto de iluminación superior izquierda, intermedia entre fondo claro y oscuro. También, la primera hoja queda fuera de la ventana excepto una pequeña parte de su margen superior, quedando el fondo visto en su práctica totalidad. Salvo estas excepciones, la página responde a las características generales de las páginas de texto. Icono de accesibilidad 02. Su propiedad longdesc accede a una página de texto con descripción de la organización y características del portal y sus páginas. Icono de accesibilidad 03. Fondo y diseño. El fondo y motivo de la página es una fotografía del Gran Canyon, una de sus paredes, con una franja de cielo en la parte superior, casi inesistente al lado izquierdo de la ventana, que va creciendo hacia abajo hasta alcanzar una cuarta o quinta parte del alto de la ventana. Entre esta franja y la pared de cañón, ocupando todo su ancho de manera irregular, a modo de hilera, pueden verse los pinos del bosque que lo coronan. En la opción oscuro se oscurece la fotografía dando la sensación de nocturno. El panel de la izquierda, el que contiene el índice es practicamente transparente dejando ver la pared del cañón, con un borde crema o tierra tostada según se active la opción claro o oscuro (con una curiosidad que trato de describir en el icono-05). Las páginas en color crema, con el mismo borde tierra tostado, habría que fijarse mucho para comprobar que son ligeramente translúcidas. Caja del índice y hojas, resaltados del fondo con efecto 'sombra de iluminación superior izquierda', lo que proporciona esa sombra a sus bordes derecho e inferior. Icono de accesibilidad 05. Borde del panel lateral. En pintura se dice que un color se ve contaminado por el de a lado, así, ambos colores adquieren una ligera tonalidad del otro. Tambien, sobre un fondo oscuro destacará más una línea color crema que sobre un fondo menos oscuro; y un objeto sobre fondo oscuro aparentará ser más pequeño que el nmismo objeto sobre fondo claro. Así, en las páginas oscuras con texto claro, las letras aparentarán ser más pequeñas. En el caso del borde del panel izquierdo, este aparenta un color tierra tostada con la opción el fondo claro, con las paredes del cañon en color tierra; y aparenta color crema muy claro con el fondo en oscuro; al igual que el panel parece que se estrecha por su lateral izquierdo, dejando el margen entre panel y borde de la ventana uno o dos pixels más ancho; encogiéndose también en su parte superior. Esto podria ser causado por ese efecto óptico, pero es tan acusado el cambio y tan evidente el desplazamiento de los bordes que debería estar justificado mediante código.
icono de la página de inicio, una casa en verde de las típicas del juego del Palé Ir a índice o colección
Ocurecer o aclarar fondo Cambiar tipo de fuente de texto
Gran Canyon

Somos evolución



nemo




Especie humana. Ser humano

(Relacionado con Sistemas y Procesos)

Considerada la especie humana como sistema, se estudiará integrada en el sistema vida, como uno de sus subsistemas. Esto implica considerarla como parte del sistema con sus mismas características y compartiendo origen con el resto de especies. Nada nos diferenciaría del resto de especies sino nuestra propia especificidad, como el resto de especies con su propia especificidad.

Estudiarla como sistema supone que se comporta como cualquier otro sistema integrado en otro sistema. Se asumen las características de los sistemas y seríamos un componente más dentro del sistema vida. Con los caracteres propios del sistema vida: inteligencia, sentimientos (pienso que también), biología, comportamientos,… procesos todos presentes en nosotros y presentes en el resto de especies, compartiendo las mismas causas y los mismos efectos, guardando mayor semejanza cuanto mayor sea su proximidad.

El estudio de la especie humana como sistema implica abandonar nuestro antropocentrismo, no caer en errores al sobrevalorarnos como referente. La especie humana se estudiaría como contenida en una caja que describiría nuestra fisiología, nuestra conducta, nuestra interacción con otros miembros de la especie y con otras especies,… esto nos llevaría a conocernos intrínsecamente.

Damos por hecho que nos hemos estudiados contenidos en la caja especie humana, ya sabemos cómo somos como especie y cómo somos como individuos de esa especie, nuestra evolución y nuestra relación con otras especies y con el medio.

Durante los últimos cien mil o doscientos mil años apenas hemos evolucionado biológicamente. Podemos considerarnos los mismos que aquellos primeros humanos. Sin embargo, habría que aceptar que nos diferenciamos radicalmente de ellos en muchos aspectos.

Quizá, la Cultura se pueda considerar como una extensión de la Biología (en todas las especies). Los individuos aprenden el medio donde se desarrollan por la información que heredan sobre este y por el aprendizaje, que en casos será cultural, transmitido de generación en generación por los progenitores y, también en casos, por el grupo. El conocimiento del medio se adquiere biológicamente y a través de la Cultura. Y si otras especies tienen cultura, nosotros no nos limitamos a trasmitir cultura, la acumulamos. Nos hemos dotado de medios que nos permiten acceder a la totalidad de la cultura de la especie acumulada durante, quizá, esos 100.000 o 200.000 años. Primeramente de forma muy rudimentaria y posteriormente muy eficientemente. Poseemos todos los conocimientos que han adquirido todos los humanos de las últimas 10.000 o más generaciones.

Sin esta acumulación de conocimientos, nuestra actual generación, los 7.000 millones de humanos que somos en la Tierra, pienso que no seríamos capaces de formular que en un triángulo rectángulo, el cuadrado de la hipotenusa es igual a la suma del cuadrado de sus catetos (Teorema de Pitágoras). Probablemente no llegaríamos a definir lo que es un triángulo rectángulo. Esto, incluso dando por hecho que generación tras generación se transmitiese cultura.

Pienso que es esto lo que nos diferencia del resto de especies, nuestra capacidad de acumular conocimiento fuera de nuestra biología. Y esto escapa al ámbito del estudio de la Vida.

Alcanzando nuestro conocimiento como especie y como individuos, en esa caja, parte del conjunto de cajas del sistema vida, habría que afrontar el conocimiento de nosotros mismos desde otro prisma, abriendo una nueva caja, que estaría contenida en la caja que nos define como especie. Caja que nos permitiría conocernos en esa faceta, resultado de nuestra tremenda complejidad, ya que un individuo de la especie no se entendería sino en relación a ese conocimiento acumulado por toda la especie, y sin considerar la complejidad que hemos adquirido al organizarnos en grandes sociedades.

Y desde esta faceta, contenida en una caja, no deberíamos tener ningún prurito en considerarnos diferentes a cualquier otra especie, con características radicalmente distintas a cualquier otra especie, esa sería nuestra especificidad. Y no se nos podría decir que nos equivocamos, que somos parte de la Vida y semejantes al resto de especies, porque eso ya lo sabemos.

sábado, 20 de octubre de 2012
Publicado en Wikipedia, 2011 (Páginas nemo)





Transmisión horizontal (lamarckismo)

La evolución lamarckista se basa en la transmisión horizontal. Esto significa que los nuevos caracteres se adquieren durante la vida de los organismos. Durante ese periodo, en las especies sociales, surgen los nuevos caracteres y se extienden entre sus individuos principalmente por imitación; y en el caso de las especies no sociales, esa adquisición horizontal se daría al verse los individuos sometidos a las mismas o parecidas circunstancias, aportando como respuesta a esas circunstancias, parecidas soluciones. En uno y otro caso, las nuevas características pasan a las siguientes generaciones.

En mi opinión es mediante ese proceso por lo que se sigue una línea evolutiva y es un proceso que nada tiene que ver con el seleccionismo. En el lamarckismo, la estirpe, la herencia directa padre-hijos, no tiene ninguna incidencia en el proceso salvo el de fijar esas adquisiciones horizontales, a la espera de que la especie lo asuma o lo descarte.

Es seguro que existe una diferente capacidad reproductiva entre los individuos de la especie o del grupo en aislamiento reproductivo, y que ese diferencial, claro en el caso de los caracteres deletéreos, puede que tras muchas generaciones, en un proceso a lo largo de muchas generaciones, llevase a que caracteres inferiores desapareciesen del pool genético de la especie. Pero me atrevo a asegurar que esos casos son una mínima minoría, que el proceso para que un carácter desaparezca del pool genético, mediante lo que hoy se conoce por selección, es un proceso largo y lento, y en el trascurso de ese proceso, la mayoría de estos caracteres, incluso los deletéreos, se verían modificados y asimilados por transmisión horizontal.

Son ciento cincuenta años de darwinismo y, sobre todo aquellos que su especialización es la Evolución, tienen y también tenemos muy asimilados los conceptos darwinistas, que no son muchos, pero son muy concretos y muy facilmente asimilables, uno: aquellos que se reproducen menos al final desaparecen de la especie. Únicamente hay que aplicar una ecuación y nos da esa desaparición. Pero eso, en la complejidad de la vida no es tan fácil, hay factores que invalidan esa ecuación, entre ellos el que en el trascurso del proceso, los organismos aprenden a cohabitar con las desventajas, incluso aprendiendo a sacar ventaja de lo que en principio era una desventaja.

En Sociología, el darwinismo sería muy parecido a esto: en todos los colectivos existe gente más capaz y gente menos capaz, en una empresa por ejemplo, echamos a los menos capacitados y nos quedamos con los más capacitados. Desde el lamarckismo, la empresa se entiende en su conjunto, se mejora la empresa mejorando el nivel de la plantilla en su conjunto. También, procurando convertir en ventajas lo que en principio pudieran suponer desventajas.

Suponiendo que fuésemos dioses, que observamos a una determinada sociedad, en la que existen personas más capacitadas y menos capacitadas; si fuésemos un dios darwinista, procuraríamos deshacernos de las menos capacitadas (selección, transmisión vertical), así subiría el nivel medio de aptitud. Los dioses lamarckistas, entenderían la sociedad como un conjunto, y actuarían sobre el conjunto de la sociedad, procurando elevar el nivel de todos en su conjunto (trasmisión horizontal), igualmente, subiría el nivel medio de aptitud, logrando convertir en ventaja lo que en principio pudiera parecer una desventaja. El método darwinista es un método que no sale del bucle seleccionista, porque después de la primera poda, en esa sociedad seleccionada, inevitablemente habrá personas más capacitadas que otras, dudo mucho que se hubiese elevado el nivel de aptitud y, en cualquier caso, se deberían realizar consecutivas podas para seguir evolucionando en aptitud, tendería a empequeñecerse.

Vuelvo a que tenemos muy asimilados los conceptos darwinistas. Aun entendiendo que exista esa transmisión horizontal, que adquirimos ventajas horizontalmente, en la mayoría de los casos no serán ventajas que las adquieran en la misma generación todos los individuos; puede ser que sean una mínima minoría o incluso uno el que adquiera esa ventaja. Es difícil escapar al darwinismo, podrá pensarse que extendiendo los genes de aquel o aquellos que hayan adquirido la ventaja, con el paso de las generaciones mejorará la especie en su conjunto. No es así.

La línea de la estirpe, que sería la herencia directa de padres a hijos, no tiene ninguna incidencia en la evolución de la especie. Y no es intuitivo, que se puede apreciar como los hijos se parecen a sus padres. Pero no pasa se ahí, el hijo fija los caracteres del padre y la madre, y en cada generación existen tantas estirpes como parejas que procreen, y todas pasarán sus genes a sus respectivas estirpes; pero lo único que están haciendo es fijar los caracteres heredados y los adquiridos en vida, quedando estos caracteres a disposición de los mecanismos evolutivos de la especie.

La estirpe por sí misma es incapaz de fijar un carácter en la línea evolutiva de la especie, porque ese carácter aportado por el primer o los primeros progenitores se pierde en muy pocas generaciones por el proceso información heredada-información adquirida. Solo se logran fijar los caracteres trasmitidos por la línea de las estirpes, si sostenida y reiteradamente procrean con otras estirpes en las que también se encuentre el mismo carácter. Esto lo saben muy bien los criadores de ganado, fuerzan para que sus reses procreen con estirpes con el carácter seleccionado.

El darwinismo describe la selección artificial, donde la línea evolutiva de la raza coincide con una o muy pocas estirpes. La estirpe coincide con la raza, se fuerza a que esto sea así, se fuerza a que los individuos conserven esos caracteres de su estirpe evitando el contacto con otras estirpes. Y los ganaderos saben muy bien que el mínimo error en la selección genética para el apareamiento, conduce a la pérdida de ese carácter seleccionado: regresión a la media.

Una estirpe seleccionada durante numerosas generaciones por un carácter, lo pierde cuanto entra en contacto con otra estirpe que no ha sido seleccionada. Es lo que cabe esperar del proceso información heredada-información adquirida, no lo que cabría esperar de un proceso aleatorio. Mediante la sección artificial se selecciona la expresión genética resultante, pero no cambia el grado de consolidación de unos caracteres y otros. Cuando entra en contacto un individuo seleccionado con otro que no lo ha sido, ambos discrepan en la expresión genética, pero coinciden con el grado de consolidación de unos caracteres y otros, y se regresa a la expresión consolidada.

Nos reproducimos mediante el sexo exogámico, no serviría de nada forzar la reproducción de aquellos individuos que considerásemos más capacitados a menos que se mantuviera un aislamiento reproductivo, que no entrasen en contacto con otras estirpes carentes de esa supuesta ventaja. La única posibilidad de que los caracteres trasciendan de la estirpe a la especie es que numerosas estirpes compartan esos caracteres. Y esto ocurre a diario, porque todos nos enfrentamos a parecidas situaciones y aportamos parecidas soluciones que trasladamos a nuestra estirpe, que con la reproducción entre estirpes, si situaciones y soluciones se repiten, van consolidándose hasta que con el trascurso de muchas generaciones, compartiendo circunstancias y soluciones, los caracteres quedan fijados en la especie.

Nuestros mecanismos evolutivos únicamente tendrían como argumento para decidir si una nueva característica es positiva, que la comparta la mayoría de la especie. Y es un mecanismo extraordinariamente efectivo para la supervivencia de la especie, porque fija todas aquellas soluciones que aporta el conjunto de la especie respondiendo a las características del hábitat en el que se reproducen, que si cambia el hábitat, paulatinamente irá transformando la información, pero muy lentamente por si el nuevo hábitat es un entorno circunstancial.

sábado, 17 de noviembre de 2012




Mente y cerebro. Un primer acercamiento

Ley de la memoria (teoría de procesos): Todo proceso guarda la memoria de sí mismo. La instantánea del estado actual del proceso contiene la memoria del proceso.

Una ley es la expresión de una regularidad. Hemos dado en llamar leyes a las regularidades, es detectar esas regularidades y definirlas como leyes lo que nos permite analizar y profundizar en el conocimiento de los procesos y sistemas (hablo en términos de procesos), y considero que una muy importante regularidad de los procesos es esa, la de la memoria de su historia contenida en el propio proceso.

No nos debería confundir el hecho, lo que considero un hecho, una realidad, que el proceso contenga en sus instantáneas la memoria completa del propio proceso, con la circunstancia de que podamos o no acceder a esa memoria, podamos acceder a esa memoria en su totalidad o no. El proceso guarda esa memoria independientemente de nuestra capacidad de acceder a ella.

En la instantánea del proceso de una mesa está contenida toda su historia, todo el proceso que ha conducido a esa instantánea, otra cosa es que seamos capaces de acceder a esa memoria; más, dependiendo quién analice esa instantánea de la mesa podrá acceder a más o menos detalles de la historia del proceso. También, especializarnos en los procesos mesa nos permitirá acceder a más detalles de la historia de esos procesos; esto nos debería llevar a confirmar que la memoria del proceso está ahí, forma parte de una realidad, independientemente de nuestra capacidad para acceder a esa historia, a la memoria del proceso.

Siguiendo con el ejemplo de la mesa, observada la instantánea de su estado actual, analizando la superficie de su tablero, podremos advertir en él irregularidades que nos permitirán deducir que ha sido usada; más allá, por el tipo de esas irregularidades, observadas ralladuras producto de elementos cortantes, deduciremos que ha sido usada para comer sobre ella; por el agrupamiento de estas ralladuras, localizaremos los sitios que han utilizado los comensales y cuantos han sido habituales, y los sitios donde ha sido utilizada con más asiduidad,...

Conforme analicemos más el sistema mesa llegaremos a profundizar más en la historia del proceso, probablemente no llegaremos hasta sus más mínimos detalles, pero estos se encuentran contenidos en la instantánea. Incluso, con una gran capacidad de análisis del sistema, podríamos acceder a la prelación de sucesos, porque, poniendo el ejemplo de una ralladura, tras producirse esta, el proceso continúa y nos podría dar información sobre cuando se produjo y si una ralladura es anterior o posterior a otra. Si aceptamos esto, que conforme avancemos en nuestra capacidad de analizar el proceso mesa, la instantánea de la mesa nos proporcionará más información sobre el proceso, deberemos convenir que esta instantánea contiene la historia del proceso, la memoria del proceso.

Otro ejemplo, una bola de arcilla sobre la que vamos hincando los dedos. La arcilla es muy plástica y conforme hundamos los dedos en ella, tras sucesivas veces, las hendiduras que produzcamos modificarán las hendiduras producidas con anterioridad. Podríamos pensar que al presionar la bola de arcilla estaremos borrando la huella de otras hendiduras, y con ello borrando la memoria del proceso dado con anterioridad, pero el resultado final, la instantánea final de la bola de arcilla será en resultado de toda la serie de presiones que hemos ejercido sobre ella, y el resultado sería diferente si no se hubiese dado una de esas presiones. Nos será imposible extraer mucha información del proceso por esa instantánea final, pero la memoria del proceso, igualmente, se encuentra en ese estado final del proceso.

Lamarck vino a decir que toda facultad de un organismo es el producto de un órgano. He expuesto la que considero ley de la memoria, ley que se enmarcaría en la teoría de procesos, para valerme de ella en una posible explicación del funcionamiento de la mente.

La mente sería la facultad emanada del cerebro. El órgano sería el cerebro, y la mente, la facultad. Considero que el funcionamiento de la mente lo describiría la memoria y la razón, razonaríamos valiéndonos de la memoria. Considerando igualmente que, atendiendo a la visión holística que debería acompañar a cualquier descripción de procesos, aunque para su análisis y estudio hagamos una diferenciación entre memoria y razón, memoria y razón formarían parte de un conjunto que interactuaría mutuamente, que una y otra no permiten una completa explicación si no son tratadas en su conjunto; la explicación más comprensible la hallaríamos en esa visión de conjunto.

La memoria, nuestra memoria, sería la consecuencia lógica del proceso cerebro; el cerebro mantendría en su instantánea de cada momento la historia de ese proceso. El cerebro, órgano que nos proporciona la facultad de la mente, guardaría en sí mismo su historia, y lo que llamamos "memoria" sería la memoria contenida en la instantánea del sistema cerebro.

Me valdré de otro paralelismo. Utilizaré para ello un paraje, parte de un ecosistema, no necesariamente el ecosistema en su conjunto. Me valdré de parte de ese ecosistema y lo enmarcaré en un cubo imaginario que me servirá para describirlo como sistema. Puede servir cualquier paraje con la característica de ser atravesado por un arroyo.

Como sistema, su proceso intrínseco sería el de unas entradas: el propio arroyo, el resto de paraje que queda fuera de sus límites y la biosfera; y vamos a simplificar sus salidas en la salida del arroyo. Su proceso evolutivo lo describiría la evolución del paraje, su modificación, producto de esas entradas. Mantengamos mentalmente que ese cubo es nuestro cerebro.

Puestos en un momento determinado del proceso en el que ya tenemos un paraje con unas características determinadas, estas serían la expresión de la historia del proceso, esa instantánea contiene su memoria, y el proceso continuaría. Estaría recibiendo la influencia de su entorno, su sistema envolvente, en forma de agua que le llega del arroyo, influencia del resto del paraje y de los agentes atmosféricos. Y como respuesta a esas entradas, su salida, el arroyo, portaría más o menos agua, interactuaría con su envolvente también dependiendo de esas entradas y se vería modificado como consecuencia de esas entradas. Tenemos un sistema en el que sus entradas ofrecen un producto resultante y que se modifica, evoluciona, también como resultado de esas entradas. Los efectos de las futuras entradas tendrían diferente salida ya que se encontrarían un paraje modificado. Esta dinámica nos dice que la salida del sistema dependerá de las entradas del sistema y de su memoria.

El cerebro guardaría un muy estrecho paralelismo con ese sistema imaginario. Partiendo de la instantánea de ese cerebro en un momento dado, contaríamos con su memoria acumulada y como respuesta a unas entradas, que serían las proporcionadas por los sentidos, provocaría una salida que sería un razonamiento, una decisión, perfectamente relacionada con la memoria del cerebro y las sensaciones proporcionadas por los sentidos que serían sus entradas. E Igualmente que las entradas del paraje lo modifican y condiciona la respuesta a posteriores entradas, el cerebro sigue parecida evolución, pudiéndose considerar que continúa acumulando memoria que condicionará las salidas, las respuestas a posteriores entradas, a posteriores sensaciones.

Este podría ser un primer acercamiento para la comprensión de nuestra mente, nuestra capacidad de razonamiento, que desde la óptica de procesos poco se diferenciaría de cualquier otro proceso. Una capacidad nuestra que nos sorprende, la capacidad de tomar desde las más insignificantes decisiones a las más elaboradas, podría explicarse como resultado de un largo y complejo proceso.

miércoles, 05 de diciembre de 2012



Volver al texto después de haber pulsado in a menú

Créditos

Fondo basado en la fotografía de Crazymonkey en Wikimedia Licencia Creative Commons