Icono de accesibilidad 00. Los iconos de accesibilidad contienen en sus propiedades Alt y longdesc descripciones de la organización del portal y de sus páginas. La propiedad longdesc de este icono 00 dirige a una página de texto con un mapa del portal, encontrándose un enlace a una página de texto con las características generales del portal en la propiedad longdesc del icono 02. Icono de accesibilidad 01. Página de texto. 'Resistencia resistente'. Contiene artículos de carácter combatiente, sobre mi situación personal, y situación que se viva fuera de mi alcance. Página dividida en varias; en la cabecera del panel lateral unos números enmarcados por un borde conducen a sus diferentes partes. Responde a las características generales de las páginas de texto. Icono de accesibilidad 02. Su propiedad longdesc accede a una página de texto con descripción de la organización y características del portal y sus páginas. Icono de accesibilidad 03. Fondo y diseño. Fotografía de dunas como fondo. Las dunas dejan ver el cielo en una pequeña franja en la parte superior, desapareciendo este cielo mínimamente al acercarse a la parte derecha. Las dunas corriendo desde la esquina superior derecha hacia la esquina inferior izquierda, serpenteando. Más alejada, como fondo, se encuentra otra serie de dunas que horizontalmente hacen de línea entre cielo y tierra, hasta un poco más de la mitad del fondo; a partir de ese punto, aquellas dunas que descienden de esquina a esquina, su parte más elevada, las oculta, y en su camino ascendente acaba recortando el cielo al llegar ya a la parte superior derecha. El conjunto adquiere diferentes proporciones segun se redimensione la ventana. No existe imagen complementaria en el cuadrante superior izquierdo, quedando visto cielo y dunas. Las hojas y la caja de la izquierda en semitransparencia con el fondo. La caja de título casi transparente, realzada del fondo; el panel lateral, translúcido y con borde beige tan claro que se ve blanco; las hojas en color crema minimamente translúcido.
icono de la página de inicio, una casa en verde de las típicas del juego del Palé Ir a índice o colección
Ocurecer o aclarar fondo Cambiar tipo de fuente de texto
Resistencia resistente



nemo









O nos ahogamos, o nos ahogamos

Fotografía: a la izquierda, un arbol plantado por el ayuntamiento en una calle lateral del Palacio de la Ópera de Madrid, con el alcorque cubierto por una regilla circular de hierro fundido. En el fondo, un establecimiento con los cierres bajados y tres paseantes. En la derecha, una terraza con las sillas en hierro estampado pintadas en verde, mesas de imitación a marmol verde. Vacía

O miro para otro lado y permito que me robéis los trabajos, me escarnezcáis, me humilléis, os riáis de mí o de nosotros (todo de mí o de nosotros), atentéis contra mi salud, incluso contra mi vida (contra mi vida, que es lo que sé con seguridad), me preste a contribuir en vuestros delitos, traído y llevado como un pelele ridículo,... o soy un elemento disolvente (¿no os suena?), un anti-sistema. No, no soy un anti-sistema, soy un anti-régimen. Y mi agresividad no responde al uno por ciento de lo que me estáis haciendo. Y no utilizo los presupuestos del Estado para mis agresiones.

Es que no hay forma de salir de vuestra zafiedad y vuestros intentos de manipulación. Así de insistentes sois, que dicho por activa y por pasiva, durante más de doce años: no, no quiero acompañar a delincuentes, seguís dando con la testa en el abrevadero.

Pues, No, no voy a mirar para otro lado, y voy a procurar encabronaros cuanto más mejor, hasta que os apartéis del abrevadero.

14 de marzo de 2012.

Vosotros a la cárcel, yo de putas

Fotografía: Sobre la reja del museo arqueológico de Madrid un cartel del Ministerio de cultura: Trabajamos en un nuevo Museo Arqueológico Nacional. Un 40% de espacios más para disfrutar juntos. En la acera, una caseta de cuadros eléctricos de 1.90 metros de altura y 0.70 de ancho, aproximadamente. Por la derecha, de espaldas, una mujer camina para salir de cuadro.

Como si me lo quiero gastar en putas, porque es el producto de mi trabajo. Y vosotros, los que me hayáis robado, como el robo es un delito y es un delito enmarcado en otro de conspiración, como está penado con la cárcel, a la cárcel. Que en las cárceles ingresan todos los días miles de delincuentes, en su mayoría por delitos contra la propiedad, y en casos, putas, que ya me diréis por qué tienen que ir a la cárcel las putas y no vosotros.

Como en el poker, si te tiras un farol y te sale, te montas en la burra; si te descubren el farol, te quedas en bragas.

14 de marzo de 2012.

A la cárcel, Sí

Fotografía: Sobre la reja del museo arqueológico de Madrid un cartel del Ministerio de cultura: Trabajamos en un nuevo Museo Arqueológico Nacional. Un 40% de espacios más para disfrutar juntos. En la acera, una caseta de cuadros eléctricos de 1.90 metros de altura y 0.70 de ancho, aproximadamente. Por la derecha, de espaldas, una mujer camina para salir de cuadro.

Si no es hoy será mañana, si no, pasado mañana, o el mes próximo, o dentro de varios meses, quizá dentro de un año o varios, pero vais a ir a la cárcel. Tenéis edad para veros en la cárcel. Poco importo yo, mi destino; que me envolváis en alguna de vuestras manipulaciones o no, que me envíes a la Luna o no. Os habéis constituido en banda organizada para cometer crímenes en el marco de un régimen distrópico. El Régimen tarde o temprano caerá y vosotros seréis juzgados. Que esté yo aquí o no, poco importa; que me hubiera convertido en un colaboracionista tampoco importa para vuestro destino; que me encuentre empotrado en el ojo de la luna o que otro atentado acabe con mi vida no os librará de ser juzgados y condenados.

La sociedad seguirá sin vosotros, porque nunca un régimen criminal ha perdurado y el futuro no se ha parado, no se puede parar.

Y yo de putas, si estoy para contarlo, porque intentaré en lo posible recuperar los catorce años que me habéis robado, en todos los órdenes, también en el sexual.

15 de marzo de 2012.



Alejaros de mis trabajos

Fotografía: mural de Miró que preside la entrada del Palacio de Exposiciones de Madrid. Vista parcial, en la esquina inferior derecha y en primer plano, parte de la copa de un arbol de la glorieta.

En 1999 ya estabais detrás de mi primero trabajo, era sobre Física, contestaba a la teoría de la Relatividad Especial, negaba la teoría del big-ban y la teoría del Universo en expansión o inflacionario (creo que era así como se denominaba), y proponía el cálculo del movimiento absoluto del sistema Solar y de la Tierra. Ya maniobrabais para quedaros con él.

Mi primera narración, Trazos de tiza ya os vino mal, la escusa para quedaros con el trabajo era mi estupidez, quizá. Trazos de tiza contradecía la tesis, el autor de Trazos de tiza demostraba no ser tan imbécil. En todo caso lo que pretendíais era engañar al imbécil.

Mi primera obra de teatro, Licor de bombón os vino peor, definitivamente os sería difícil calificarme de imbécil, la usurpación de mi trabajo se os ponía difícil. Y luego vino Mañana a las tres de la tarde y Luna 3: más difícil. No voy a entrar en lo que más os molestó de estas obras, porque no lo sé, pero fundamentalmente la empresa de usurparme el trabajo se os había puesto muy cuesta arriba, y drama y farsa os debieron irritar. Ya habían empezado las intimidaciones para que dejara de escribir, hoy me parece imposible que pudiera escribir una comedia tan fresca como considero a Licor de bombón en las condiciones en las que la escribí: la primera intención fue la de escribir una novela, considerando que sería más fácil que me publicasen una novela a que me estrenaran una obra, pero entendí que mi resistencia no alcanzaría a los cinco o seis meses que calculé me llevaría escribirla.

Comienzo la escritura de Motivos humanos, las intimidaciones no han sido suficientes y recibo la primera presión de mi entorno para que visite a un siquiatra. Posiblemente, de haberlo hecho, se habría procedido a mi internamiento, vosotros lo sabréis, en todo caso la intención claramente era evitar que terminase la obra.

Las siguientes obras, hasta el verano de ese año 2000, fueron posibles a un coraje que nunca supe que pudiera demostrar. Al verano de 2000 llego totalmente desequilibrado, salgo de casa y sigue mi deterioro síquico, las intimidaciones no cesaban. Es de aquel entonces el primer volumen difamatorio, y uno de mis peores momentos porque intuía que se me estaba dañando, que cualquiera que se cruzase conmigo podía hacerme daño, puede que estén grabados momentos en los que intentaba rehuir a los viandantes que se cruzaban conmigo. Tenía mis motivos, intuía que se utilizarían para construir ese primer compendio. Recuerdo en esa fecha como desde el coche, una mujer con su hija me solicitaron información: ¿cómo ir al Planetario?, se lo indiqué, la hija era la que estaba en la ventanilla más cercana a mí, la madre se despidió airada con grandes gestos con los brazos. Entendí enseguida en lo que se me pretendía envolver, desde entonces comencé a ver a las personas que se acercaban a mí como un posible riesgo.

Ese agosto, con seguridad se me hizo pasar por eso y por un drogadicto y un borracho; drogadicto y borracho que tuvo fuerzas para en una semana dar forma al primer borrador sobre Evolución, después me derrumbé, y me costó levantarme cuatro o cinco años, no sin que a cada síntoma de recuperación se acrecentaran las agresiones e intimidaciones.

He perdido al menos seis obras de teatro y una o dos novelas, el desarrollo de mis trabajos de Física y Evolución. He tenido que soportar que se valoraran sin tener la posibilidad de defenderlos; hoy, tiene poco sentido defender o desarrollar unos trabajos que pueden haber sido aceptados, y por otro lado, qué desarrollar y defender si servirá para intentar desacreditarlos o intentar robármelos. He perdido los doce años que podrían haber sido los más productivos de mi vida, con todo, cuando he estado medianamente recuperado he procurado realizar nuevos trabajos. En todos los casos sabiendo que detrás se criticarían, algunos de ellos haciendo gala de un provincianismo rancio, y siempre, sabiendo que se estaba esperando a que tropezara para darme el empujón definitivo.

No ha sido suficiente, se me ha inducido a que yo mismo me desviase de estos cuando los estaba realizando, tampoco ha sido suficiente, se han manipulado cuando ha sido posible, tampoco suficiente, se alteran, se emborronan.

Sois unos soberbios que no dudáis en atentar contra mis trabajos de todas las formas posibles. Alejaros de mis trabajos, que parece que solo os acercáis a ellos para robármelos.

Permanecer lo más lejos posible de mis trabajos, porque sé defenderme y los defenderé con las uñas. Mejor haríais si atendieseis a la conservación del patrimonio cultural, pero claro eso no renta como los chiringuitos, y estáis a eso, haber si os hacéis con los chiringuitos.

Lo dicho, mis trabajos los voy a defender con las uñas.

16 de marzo de 2012.

La Vida, inevitablemente, se renueva

Fotografía: Buzones de sistema neumático de recojida de basura. Son cuatro buzones y al fondo otro y un contenedor con un cartel que reza:Renovar es vida. A la izquierda, de espaldas, dirigiendose hacia el fondo, una viandante sube a la acera.

Me distancio de mi condición, me visto de ciudadano ignorante de lo que está sucediendo. Y como tal ciudadano, estoy harto y hastiado de que criminales gocen de absoluta impunidad, de que hoy llegue a conocer los crímenes y canalladas cometidos hace cuarenta años, que la sociedad no llegue a conocer los crímenes y canalladas que se están cometiendo hoy hasta dentro de cuarenta o cincuenta años, cuando, con seguridad se estarán cometiendo crímenes y canalladas que se harán públicos pasados otros cuarenta o cincuenta años, harto de que la cadena no se interrumpa.

Las sociedades contamos con fuerza para defendernos de canallas y criminales, contamos con instrumentos que nos hacen posible que vivamos en la equidad, fuerza e instrumentos que permiten que de los grandes dramas surja vida renovada, contamos con tribunales de Justicia.

17 de marzo de 2012.

Fotografía de las cuatro torres de Madrid Testimonio de una infamia

Canallas

Fotografía: Protección metálica de un árbol de la calle Arenal de Madrid. Parte de una planta cuadrada que cubre su alcorque y asciende hasta adquirir una sección redonda que continúa en forma de tubo hasta alcanzar el 1,80 de altura, formando siempre una especie de reja.

Hemos sufrido tantas infamias que quizá en la Historia pueda encontrarse algún caso que os iguale o, incluso, pudiera ser que os supere, pero yo no encuentro comparación. Y también, me faltan calificativos; no existen o los desconozco. Solo os calificaría una larga letanía de improperios. Los ciudadanos no nos merecemos vuestras canalladas y tampoco vuestra soberbia y arrogancia, tenemos que deshacernos de vosotros.

19 de marzo de 2012.




Mariposa o papillón

Fotografía: Estatua de la Mari Blanca de la Puerta del Sol de Madrid. Réplica más o menos fiel de la Fornarina que un día estuviese situada también en la Puerta del Sol. Vista desde la calle Arenal, con la Mari Blanca a la izquierda y la parte superior de una farola de cuatro faroles a la derecha. Al fondo, parte superior de lo que fuera el edificio de la gobernación.

Y es que esto de los idiomas puede producir malas pasadas; porque la sonoridad de mariposa es diferente a la de papillón. Algo que ocurre también en el Arte, en donde cada vez con más frecuencia se pueden dar malentendidos.

Pongo el ejemplo de La Fornarina, convertida en Mari Blanca en su réplica de la Puerta del Sol. Cuestión de idiomas, del paso del italiano al español, que en esto tampoco podíamos librarnos de la idiosincrasia de mis paisanos. Fotografía: Estatua de la Mari Blanca de la Puerta del Sol de Madrid. Réplica más o menos fiel de la Fornarina que un día estuviese situada también en la Puerta del Sol. Vista desde la Puerta del Sol, con la estatua en la parte derecha. Tras ella y más a la derecha, parte del cartel de Hotel Moderno, puede leerse en vertical: 'DERNO' sobre tres estrellas

Continúo con mis dudas sobre mariposa o papillón. Henri Charrière nos narra en su novela cómo tuvo que enfrentarse a cocodrilos, y también a escualos en su regreso a la libertad: papillón. También nos narra como pasó por cocinero y desempeñó ese empleo para el gerifalte del penal: le presentaba las bandejas con gatos y se reservaba los conejos, le engañaba y lo envolvía con argumentaciones disparatadas para mantener el engaño: papillón. Pero por qué papillón, papillón y no mariposa, mariposa. Cuestión de idiomas. Y no me atrevo a preguntarle a nemo, porque sus salidas son siempre imprevisibles, ya sabéis, sus respuestas secas y cortantes. Si le pregunto, él me diría, casi con seguridad, que no me caliente la cabeza con esos dilemas, que son innecesarios, que lo mejor es practicar idiomas: ser bilingüe.

20 de marzo de 2012.



Vuestros crímenes deben ser juzgados

Las sociedades no nos libramos de sufriros cada cierto tiempo. Porque no sois criminales comunes, porque deberíais ser vosotros mismos los que os encaminarais para rendir cuentas ante la Justica, como os habéis constituido en un nuevo régimen de extrema perversidad, reivindico unos nuevos Juicios de Núremberg. [20/03/2012 (13:39)]

Fotografía: Papelera de unos ochenta centímetros de altura, de forma oval, con enbocadura también oval, imitando la sirueta de un ojo. En el frente el icono de un cigarrillo humeando, rodeado de una matriz de puntos perforados (matriz que recuerda el diseño del puesto de información de la Portavocía del Gobierno en el vestíbulo del hospital de La Paz (de la serie: Testimonio de una infamia).

Soy consciente de que me encuentro en el centro de la conspiración, pero también intuyo, solo puedo intuir porque se han encargado de mantenerme en el más estricto aislamiento, que el régimen distrópico se ha extendido a amplias capas de la sociedad, que se ha ejercido y se ejerce la represión en esas capas, y que si bien la represión sobre mí adquiere dimensiones especiales, el constituir el centro de la conspiración, en cierto modo, me ha permitido escapar a acciones que con seguridad han sufrido y sufren otros resistentes que el Régimen puede considerar prescindibles.

Únicamente un Juicio puede desvelar los crímenes que hasta el día de hoy se han cometido y solo ese Juico puede desmantelar el régimen distrópico. Es imprescindible ese Juicio, porque el Régimen no se puede permitir parar aquí, el muro de contención está resquebrajado, los crímenes cometidos serán conocidos por la sociedad, y el Régimen deberá protegerse de una contestación que por momentos será más amplia.

La Historia nos dice que estos regímenes no perduran, que tarde o temprano caen; pero también, conocemos por esa Historia que los últimos momentos de estos regímenes, cuando se ven más acorralados, es cuando más sangrientos son. Están en la labor de "tierra quemada", no nos dejan nada por delante ni nada por detrás. Es imprescindible un revulsivo que rearme a las sociedades para que podamos tomar un nuevo impulso y salir de la situación en la que nos han dejado.

Urge un nuevo Núremberg. (20/03/2012)


Fotografía: vista de la Plaza de Castilla tomada desde el paseo de la Castellana a la altura del Santiago Bernaveu y el Palacio de Exposiciones (mismo punto desde donde se tomó la fotografía del mural de Miró). Se aprecia el monolito dorado instalado en la Pz. de Castilla, las torres inclinadas y la primera y segunda torre del Real Madrid.
Es urgente un Gran Núrember. (21/03/2012)

Fotografía: En la plaza frente al Congreso de los diputados de Madrid. A la derecha, en vertical, en el chaflán de un edificio frente al Congreso, un conjunto de once campanas marca las horas. Más al fondo el hotel Palace.
Urge juzgar al Régimen Distrópico. (22/03/2012)

Fotografía: En la plaza frente al Congreso de los diputados de Madrid. Armario de cuadro eléctrico semejante al mostrado en la fotografía del museo Arqueológico, en mitad de la acera, sobre una peana de cemento, en chapa zincada de unos dos metros de ancho por 1,80 de alto. A modo de bolardos cubos que pueden ser de granito. A la derecha una farola con una papelera y un árbol.
Contra el Régimen Distrópico: Información y Libertad de Expresión. (23/03/2012)

Fotografía: En la plaza frente al Congreso de los diputados de Madrid. Reflejada sobre una de  las cristaleras del hotel situado en esa plaza, la figura de Cervantes, estatua presente también en la plaza, de espaldas y flaqueado por dos coníferas de porte parecido al ciprés.
Contra el Régimen Distrópico: Arte, Cultura y Conocimiento. (23/03/2012)

Fotografía: parte de la fachada del Congreso de los diputados de Madrid que contiene el león de la izquierda (fundido en bronce con los cañones tomados al enemigo en la guerra de África de 1860, como reza en su leyenda inferior),  parte de las columnas que se encuentran tras él, una ventana de la parte baja más a la izquierda y la acera. Bajo la ventana de la izquierda un tragaluz semienterrado, condenado o simulado, del que solo sobresale de la acera unos 20 centímetros de su parte superior, en forma de arco. En la acera, una tapa de alcantarilla y una señal de tráfico; una nueva señal de tráfico que se ha extendido su uso en los últimos años y que a mí me parece absurda, o al menos no comprendo la utilidad de su iconografía: cuadrada en azul de fondo, por lo que es precaución, con un peatón, un coche y un niño, y separada en la parte de la derecha por arco trasversal, una casa; bajo la señal la leyenda: '20 m'.
Información, Libertad de expresión, Arte, Cultura, Conocimiento, Participación: Democracia, frente al Régimen Distrópico. (24/03/2012)

Fotografía: Incorporación a una calle. En la esquina de la derecha un grupo de señales de trásfico: Prohivido camiones y autocares, paso de peatones y una indicación de dirección al parador. A la izquierda, en una isleta en el centro de la calle señal de tráfico informativa de la presencia de un hospital, rectangular con la cruz roja.  fondo un contenedor de basura o residuos.
Juzgar al Régimen Distrópico es juzgar a la depravación y a los depravados. Es urgente juzgar al Régimen Distrópico (25/03/2012)




Enlaces internos


Sobre el carácter minoritario de la distopía

Es triste, debe ser triste que la mayor preocupación sea evitar que los demás, los ciudadanos lleguen a conocer como somos, cuáles son nuestras obras; porque, ¿qué consideración podemos tener de nosotros mismos si esa es nuestra preocupación?

Los distrópicos son una minoría de una minoría. En el contexto de España ¿cuántos sois?: ¿unos miles?, ¿unas decenas de miles? Somos cuarenta millones las que estamos frente a vosotros, ¿qué pensáis que significáis frente a esos cuarenta millones? Y vuestra preocupación es que los ciudadanos no se enteren de vuestras conspiraciones.

El Régimen Distrópico ha desmantelado o está en vías de desmantelar todas las estructuras de la sociedad: la Justicia, la Política, la Información, la Economía, la Cultura, el Conocimiento, la Enseñanza; y esto puede hacernos pensar que nos ha colocado a las sociedades en un callejón sin salida. Pero, según pienso, esto no es así, los pueblos tenemos una gran capacidad de reaccionar ante catástrofes y sobreponernos a ellas (los pueblos que han sufrido catástrofes naturales pueden ser testimonio de ello, testimonio de su capacidad de sobreponerse al dolor y a la destrucción) y en el caso del Régimen Distrópico, cuando caiga, la sociedad no se encontrará dividida, su caída no supondrá nada parecido a una guerra civil de la que la sociedad sale dividida, con resentimientos que no se superan en décadas. Sois una mínima minoría, cuando los ciudadanos y ciudadanas conozcan vuestros crímenes y canalladas (y esto es algo inevitable), los ciudadanos mantendremos una posición unánime frente a vosotros y vuestros crímenes, nadie saldrá en vuestra defensa, incluso vosotros mismos intentaréis desvincularos del Régimen en la medida en que podáis. Vuestra caída será un revulsivo que os dejará a un lado, los pueblos continuaremos nuestro camino y nos sobrepondremos a vuestra catástrofe.

27 de marzo de 2012.



Mi esperanza: veros en la cárcel

Que llegue el día en el que las puertas de la cárcel se cierren tras de vosotros. Ese día, pensarlo, estaré brindando por ello.

No os es suficiente mantenerme en el más absoluto aislamiento, tampoco os es suficiente mantenerme desinformado y desorientado, que toda la señal que me llegue del exterior esté manipulada por vosotros, que no viva en una realidad aunque esa fuese la realidad de mi cautiverio, sino que me construyáis una macabra ficción, tampoco os sirve mantener secuestrado cualquier modo de comunicarme con el exterior, que este portal esté secuestrado. Tenéis que drogarme, mantenerme drogado.1

He soportado años esas mismas circunstancias, años aislado, desorientado y drogado, años en los que se han sucedido todo tipo de montajes y escenificaciones, procurando mi desequilibrio y mi desprestigio,2 con concienzudas escenificaciones que, en casos, os ha llevado meses su construcción, meses en los que me manteníais drogado, sometido a vuestra estrategia, una montaña rusa en la que a jornadas de suministrarme estimulantes se sucedían y se sucede jornadas sometido a sedantes, cuando no una mezcla de ambos. Lo he soportado y lo soportaré.

Puedo soportarlo y lo soportaré otros catorce años si fuese necesario, ahora con mayor motivación, porque tengo la esperanza de que tarde o temprano, más temprano que tarde, deberéis hacer frente a vuestros crímenes y canalladas no solo perpetradas contra mí. No escaparéis a la acción de la Justicia, y esa es mi firme esperanza, la que me permitirá vivir vuestras humillaciones y vuestras canalladas: veré que las puertas del penal se cierran tras de vosotros, os veré penando vuestros crímenes. No tenéis vida para poder pagar el daño que habéis hecho a la sociedad. Esa es mi esperanza y la que me mantendrá sin doblar las rodillas otros catorce años si fuese necesario.

Brindaré pleno de alegría el día que mi esperanza se haya hecho realidad.

30 de marzo de 2012.


1.- Estos días estoy siendo sometido a lo que debe ser un nuevo cóctel de drogas, es lo que ha motivado esta hoja.

2.- A cada apunte en vuestros legajos de infamias contra mí, corresponden muchas escenificaciones que habéis montado para procuraros ese apunte, esa difamación, es pieza en los muchos rompecabezas imposibles que habéis confeccionado para acabar con mi reputación.



La soberbia de los distrópicos (una muestra)

Ayer pasé toda la tarde intentando corregir un "bug" (error que impide que el programa funcione correctamente, en realidad un bug es cuando el error en principio pasa desapercibido al programador, siendo al correr el programa y darse determinadas circunstancias, cuando surge la disfunción). No es la primera vez que pierdo horas intentando corregir unas escasas líneas de código en las que nada se puede hacer puesto que son correctas. Esta era la función que provocaba el bug:

function AbrirMaxi(){
      //window.open (FotoMaxi[ItemActual])
      ColocarMarco();
      document.getElementById("FrameEnlace").src=FotoMaxi[ItemActual];
}

Captura de pantalla. extraída de la presentación archivos de maxima resolución de este sitio. El rectángulo, que ocupa caso la totalidad de la ventana, enmarcado por un borde estrecho. Aparece vacío en gris medio, su color de fondo.

El resultado era el de esta captura de pantalla (captura que la he tomado ahora, modificando el código para que no funcionase, como no funcionaba ayer, y que pueda así acompañar a esta hoja).

La primera línea es un comentario: "//window.open (FotoMaxi[ItemActual])", era el código anterior que vine a modificar. Suelo mantener el código anterior hasta que funciona el nuevo, incluso en ocasiones lo dejo en comentario aunque termine la modificación, por si en un futuro quisiera retomarlo (este código abre una ventana independiente con el archivo jpg de máxima resolución).

La segunda línea "ColocarMarco();" funcionaba porque, puede verse en la captura, recoloca el "iFrame" (que "FrameEnlace" es un marco donde colocar la página que se especifique en ".src". En este caso la página es el archivo jpg de máxima resolución correspondiente a la imagen que se presenta en pantalla). De no funcionar, el marco no se ajustaría a la ventana.

La función en sí no tiene por qué dar problemas, se heredaba de una que ya funcionaba: "//window.open (FotoMaxi[ItemActual])". El resto son dos líneas y de esas dos una funcionaba, quedaba solo la otra:

  • "document.getElementById("FrameEnlace").src=FotoMaxi[ItemActual];"
  • Y de esa línea, sus escasos elementos, estaba comprobado que eran correctos.

  • "document.getElementById" se usa profusamente en todos los script y funciona.
  • El ide "FrameEnlace" es correcto ya que en la función "ColocarMarco()" lo coloca correctamente.
  • ".src =" también se usa en otras muchas líneas y es correcto.

Y por último "FotoMaxi[ItemActual]", que hace referencia al archivo original de la imagen en su máxima resolución, también es correcto ya que funcionaba en la llamada "window.open", se trata de una dirección relativa contenida en un elemento del array "FotoMaxi", y el archivo estaba y está presente en el directorio local y en el portal: "Primavera/archivo de imagen.jpg", el enlace funcionaba y como más adelante se verá, funcionó, ahí no podía estar el error.

¿Qué hacer? Todo está correcto y sin embargo no funciona. Son dos líneas de código, solo dos líneas. No cabe decir que sea incorrecta la llamada en el Htm porque la primera línea se ejecuta correctamente, el error solo puede estar en la segunda y esta, es tan simple, sus elementos están tan testeados, que resulta imposible que no funcione. El código está bien y se llega a esa conclusión en pocos minutos. Con todo, me pasé toda la tarde intentando corregir un error inexistente. Y esto tiene que ver con las dificultades a las que se enfrenta el que se dedica a programar software, sobre todo los que programábamos en los tiempos gloriosos, en los que hardware, sistemas operativos y compiladores, todo lo que intervenía en el funcionamiento del programa contenía numerosas disfunciones: una rutina que funcionaba correctamente en un entorno o en un contexto, podía no funcionar en otro, había que agudizar la imaginación, porque cualquier cambio intrascendente podía hacerla funcionar, no porque con ese cambio corrigieras un error, sino porque habías sorteados una disfunción que nunca llegarías, ni te preocuparías de saber cual era.

Perdí toda la tarde, y ya es difícil imaginar cambios en esas dos líneas y su llamada desde el htm, pero así fue, hasta que decidí subirla a mi sitio en la web, aunque no funcionaba, sospechando ya (lo sospeché desde el primer momento) que era otra de las muchas cabronadas de los distrópicos, con la esperanza de que en mi portal no generase el mismo error. Y así fue, en la red (en esa ilusión de red, que solo es una ilusión, que sé que no escapa a la censura de los distrópicos) funcionó perfectamente, como no podía ser de otra forma. Derroché improperios, les llamé lo de siempre: "hijoputas", una y otra vez, que me gusta que me lo oigan. Y, magia entre las magias, cuando me desahogué a gusto, lo hago correr en el directorio local, como venía haciéndolo durante toda la tarde y ¡bualá¡, también funcionó, por arte de magia.

No es la primera vez, sea cual sea la actividad que me proponga, soy boicoteado, no solo soy boicoteado en mi trabajo, también se manipulan los trabajos que ya tengo realizados. Se modifican y se borran y esto es más grave, porque al día de hoy mantengo dudas sobre una mayoría de mis trabajos, los que mantengo, los que no me han robado, que también estoy siendo expoliado, aún más grave, más indignante, porque ¿qué es lo que hago pegado al teclado o a la cámara si lo que entra por un lado lo estoy perdiendo por otro?

El resultado es que lo que tengo lo voy perdiendo poco a poco, originales y archivos informáticos. Aquí vuelvo a referirme a los tres bloc que se me robaron del cajón de mi mesa de trabajo, unos bloc (repetir lo de otras ocasiones) escritos en unos momentos muy duros para mí, que consciente de mi situación, sabiendo mis limitaciones causadas por las drogas que se me suministraban y se me suministran, y porque no se me escapa que hasta que no recupere mis derechos humanos se me roba y se me seguirá robando, los mantenía siempre muy cercanos a mí con la esperanza de desarrollar las ideas apuntadas una vez superada mi situación de cautiverio; son unas 200 páginas de ideas que apunté en su momento con esa esperanza y que hoy las tengo perdidas. No son los únicos originales que he perdido consecuencia del expolio al que estoy sometido, están los originales que en el verano de 2000 dieron lugar a los borradores sobre Evolución (y habrá alguno sobre la refutación de la relatividad y el conocido como universo inflacionario), así como otros y numerosos "monos" en los que apuntaba ideas y proyectos. Un goteo que se produce desde hace doce años.1

Lo que me queda, emborronado. Escritos que se han modificado y fotografías que se han trastocado. Me es imposible conocer hasta qué extremos han llegado en sus robos y en la manipulación de los trabajos que me quedan. Pero esto no les parece suficiente, su soberbia les permite pensar que han sido llamados a modificar la Historia y el curso mismo de la Historia, y esto incluye a la Cultura y también, lo que yo mismo soy y mis trabajos. Las agresiones sobre mí y mis trabajos son flecos de esa prepotencia y arrogancia, su consideración de encontrarse por encima de la sociedad y con derecho a mantener en el engaño a esa sociedad que menosprecian. Considerarse con capacidad y derecho para manipular la Historia y, como parte de ella, la Historia del Arte, la Cultura y el Conocimiento. El ideal distrópico: redibujar el mapa mundi (y pudiera no sea una metáfora), configurar una realidad virtual con la que mantener adormecida a la sociedad, mantener a la sociedad en el desconocimiento de sus crímenes y canalladas, hasta el extremo de reelaborar la Historia de la Cultura, sin duda una Historia a la altura de la infracultura perpetrada por sus adeptos.2 La Cultura siempre ha sido el caballo de batalla de los sátrapas, que siempre han querido que la sociedad los admitiera, incluso los admirara, a pesar de sus crímenes y canalladas, ocultando esos crímenes, patrocinando a artistas e intelectuales que los ensalcen, y censurando a aquellos que no lo hagan.

Pero si sabemos por la Historia como estos sátrapas queman en piras los libros, estos modernos sátrapas no se conforman con la quema de libros, en su megalomanía manipulan la Cultura y la disminuyen. Y en esa labor es en la que deben enmarcarse las agresiones a mi obra, la labor de ir más allá de una simple quema.

Y en esa labor manipuladora, en esos intentos de hacerme pasar por un imbécil para justificar la apropiación de mis trabajos (que una supuesta imbecilidad tampoco sería justificación para tomar mis trabajos como botín de guerra), se incluye el que cuando inicio una actividad, a los pocos días, surgen agresiones que procuran apartarme de la actividad, y en estos dos últimos meses una de mis actividades ha sido la programación. Cualquiera que programe puede comprender lo difícil que es programar si se están generando supuestos "bug" que no lo son. La programación son cinco minutos de inspiración, una hora de programación y diez de depuración. La mayor parte del tiempo de trabajo que invierte un programador es corrigiendo fallos. Y es una labor incómoda y estresante, porque cuando surge el error nunca sabes si lo resolverás en cinco minutos o te llevará horas, incluso días, el solucionarlo. El intentar programar sin saber si los errores son realmente errores es prácticamente imposible, porque ante cualquier error surgirán las inseguridades. No saber si vas a perder el tiempo por un bug que hay que corregir o porque se esté simulando ese bug desanima a cualquiera. Y esto se ha dado y se da, y eso ha causado el que abandone un proyecto (que siempre sería de uso particular por el entorno en el que lo estaba desarrollando) cuando este comenzaba a ponerse interesante.

En principio iba a ser una utilidad que me permitiese automatizar la elaboración de las páginas gráficas: generando los jpg a las diferentes resoluciones y los correspondientes script; pero llegado un momento se convirtió en algo más. Y fue en ese momento, cuando surgieron rutinas que pueden ser una innovación, cuando comenzaron los problemas. Hasta entonces todo fue medianamente bien, pero fue entonces cuando los bug se multiplicaron. En una ocasión dejé el programa con un bug irresoluble, cuando lo retomé pasados unos días, hice correr el código y, en lo referente a ese bug, funcionó correctamente, me había llevado uno o dos días intentar solucionarlo sin éxito, lo abandoné y cuando lo retomé tal bug había desaparecido.

Si vuelvo sobre trabajos anteriores, mi trabajo fotográfico sobre el 15M, en el tercer día ya apareció el primer figurante, primera aparición ostensible. Y si subiese las fotografías tomadas en los días anteriores al día del orgullo gay, se apreciaría una más descarada manipulación que en las ya subidas en Wikipedia. Fue como consecuencia de ello que tomé la decisión de no cubrir el desfile, y fue en el último momento cuando me colgué la bolsa al hombro y llegué a cubrirlo; alguien, algún día, quizá, pueda decirme hasta que punto algunas instantáneas lo son o no, pero de cualquier modo, es un trabajo del que me siento satisfecho, además me lo pasé muy bien. Y si reflexiono sobre otros trabajos, uno tras otro, descubro los intentos que han existido de desvirtuarlos, ya en su origen, cuando los estaba trabajando.

Con todo esto quiero decir que hay días en los que me planteo tumbarme en el sofá, hay días que lo hago, y pasarme allí todo el día, que jamás unos sátrapas se habían permitido mayor arrogancia que la demostrada por los distrópicos, que les ciega la soberbia, que no tienen un límite moral, que no son inmorales, que esto significaría que conservaban rasgos morales aunque los trasgredieran en alguno término, que son amorales, no les queda rastro de ética o moral, que su único límite lo ponen las posibilidades técnicas de que disponen, y que las sociedades no estaremos a salvo hasta que hayan caído, al menos yo tengo claro que mi liberación, la recuperación de mis derechos humanos está unida a su caída, que algo tan simple como trabajar tranquilo, conservar esos trabajos, tener la garantía de que no son mutilados y manipulados,3 solo lo alcanzaré cuando vea que las puertas de la cárcel se cierran tras de ellos.

8 de abril de 2012.




  • ↑ 1.- No puedo continuar sin expresar el porqué de estos expolios, el motivo fundamental es el robo. Soy consciente que se han usurpado los contenidos de esos borradores de 2000 (y aún otros posteriores todavía sin subir a este espacio), que esas doscientas páginas robadas, otras muchas y los "monos" mencionados, así como ideas desarrolladas verbalmente (que estoy sometido a escuchas las 24 horas del día y les llegan todas esas ideas) son un botín suculento que se están repartiendo. Como no se me escapa que la desaparición de originales corresponde a la intención de no dejar rastro de esas ideas en su intención de apropiase de ellas y sus ulteriores desarrollos.

  • ↑ 2.- Porque al régimen distrópico acompaña una cultura capicorta, aquella subcultura que son capaces de elaborar sus adeptos, que son y siempre han sido los adeptos a estos regímenes gente mediocre. Y también siempre, estos regímenes han apartado de todos los ámbitos públicos a aquellos que no se abrazasen a ellos con entusiasmo carentes de cualquier sentido crítico.

  • ↑ 3.- Que no se contentan con censurarme, que les gustaría que esos trabajos no existiesen, afanándose en esa labor; y de existir, una vez que no han podido impedir su existencia, los alteran y emborronan. A los distrópicos únicamente les interesa los chiringuitos. No quieren ni ver trazos de cultura que escape a su control, y tampoco les interesan proyectos que vayan más allá de repartirse unos dineros a corto o medio plazo, que esos proyectos de mayor calado podrían poner en peligro sus intereses (de hecho los ponen).




  • Sigo siendo resistente

    Hace unos meses definí al régimen que me mantiene secuestrado como Régimen Distrópico. Considero, reitero mi consideración, que no se trata de una democracia imperfecta, que esa sería una coartada, que tampoco se trata de una dictadura, que es un régimen mucho más sofisticado que una dictadura aunque sí se trate de un régimen totalitario con aspiraciones a controlar todos los ámbitos de la sociedad.

    Y aunque no logre expresarlo con claridad, lo comparo con los movimientos fascistas de principios del siglo XX. En aquellos momentos los movimientos de masas estaban ofreciendo una gran resistencia a los regímenes absolutistas, se reclamaba una vida más digna, una participación real de los ciudadanos en el gobierno de la sociedad. Las que entonces se denominaban democracias lo eran de una élite, de una minoría que era la que tenía derecho a voto. Ni los ciudadanos ni los trabajadores adquirían los más básicos derechos.

    Los movimientos de masas reclamaban estos derechos y las élites se aferraban a los regímenes constituidos. Los fascistas entendieron que la reclamación de esos derechos era imparable, que los antiguos regímenes no soportarían el envite, que habría que contrarrestar la fuerza de estos movimientos de masas y calcaron sus idearios para penetrar en la sociedad restando fuerza a estos movimientos y ascender al poder con la idea preestablecida de incumplir estos idearios, que no eran los suyos, que los utilizaron como medio de preservar lo viejo, pero en lugar de enfrentado lo viejo a la protesta de los ciudadanos, utilizar esa protesta para la construcción de un sistema que demagógicamente defendía los derechos de los trabajadores y ciudadanos, para en la práctica, conculcar estos derechos sistemáticamente. Los fascismos fueron apoyados por lo viejo y a la vez, también, lo viejo los miró con reticencias; porque ¿qué ocurriría si aquellos militantes que eran captados mediante la reivindicación demagógica de esos derechos se hiciesen con el poder del partido? La práctica demostró que aquellos que se vieron envueltos por ese ideario nunca llegaron al centro de poder del partido y que aquellos que reclamaron de un modo u otro el cumplimiento de aquel ideario fueron fácilmente apartados de los partidos fascistas.

    La demagogia es reaccionaria. Decir que se está en la defensa de unos derechos y no obrar en consecuencia para conseguirlos es demagogia y es reaccionario y es un método que pusieron en práctica por primera vez los fascismos de la primera mitad del siglo XX.

    Y la distopía es demagogia y desmoviliza a los ciudadanos. Porque ¿qué defender si se nos dice que representan a la Democracia?, que todas las democracias son en la práctica imperfectas y que la que vivimos, como no puede ser de otra forma, es imperfecta, que estamos viviendo en el menos malo de los sistemas políticos. Considero que la Democracia es el mejor de los sistemas de gobierno conocidos, el único que considero buen sistema de gobierno, y que difícilmente se podría encontrar un sistema de gobierno alternativo. Así, mi lucha es por la Democracia, pero si se me dice que estoy viviendo en un sistema democrático, se me está desmovilizando, pierdo todos los argumentos, me tumbo en el sofá desilusionado y espero a que alguien encuentre otro sistema que pueda sustituir el actual con el que no estoy satisfecho. Y ese nuevo sistema de gobierno difícilmente aparecerá, porque el concepto de democracia me parece un concepto difícil de sustituir.

    En realidad la distopía es el gobierno paternalista de la élite, nada ha cambiado en lo sustancial con lo que ya era viejo a principios del siglo XX. Una minoría que decide por una mayoría y que procura mantener en la ignorancia a esa mayoría para perpetuarse en el gobierno de las sociedades. Y los compañeros de viaje de la distopía siguen siendo los mismos que ya entonces lo eran, antes se llamaban propietarios y terratenientes y hoy se llaman capital. No es lo viejo, porque hoy no aceptaríamos lo viejo, y como entonces los fascismos entendieron que lo viejo no se sostendría, la distopía entiende que los ciudadanos no aceptamos sumisos un sistema antidemocrático.

    La Democracia no se caracteriza por el derecho al voto, se caracteriza por el derecho al voto informado. Si los ciudadanos estamos sometidos a la desinformación, se ha hurtado nuestro derecho al voto y manipulado ese voto, se nos hurta el derecho a decidir sobre el gobierno de la sociedad, nuestro ejercicio democrático siempre será nulo. Tampoco sirve de mucho la libertad de expresión si se mantiene a la sociedad desinformada, diremos lo que sabemos pero no sabremos lo que decimos.

    Hoy estoy más convencido que hace unos meses que este régimen conduce a mayores peligros que los sistemas totalitarios del siglo XX. Que no podemos comparar un estado del proceso de aquellos totalitarismos, el estado final, con el actual estado de los regímenes distrópicos, que tenemos que estudiarlos como procesos y analizar la evolución de aquellos y deducir el proceso al que nos conducirán estos. No es necesario llegar a revivir parecidos horrores.

    Y luego está mi situación personal, que como es natural me preocupa. Sé que no lograré recuperar mis derechos humanos hasta la caída del Régimen Distrópico y me he sumado a la resistencia frente a ese régimen.

    Y en esa labor considero que mi mejor contribución es la de reclamar mis derechos y entre ellos mi derecho a la Justicia. Y lo hago con convicción, porque no estoy dispuesto a renunciar a mi más básico derecho, el derecho a la Justicia.

    Considero que el Régimen Distrópico está en descomposición, y desde mi desinformación me valgo de los patrones que han seguido parecidos regímenes en sus últimos momentos, y por lo que puedo intuir, los desafueros van creciendo conforme el Régimen va descomponiéndose, que este tipo de regímenes son más sanguinarios cuanto más cerca se encuentran de su final. Y a mí me toca parte, y la asumo; pero, esto dirigido a los distrópicos, se desarrolle como se desarrolle su caída no renunciaré a mi derecho a la justicia. Contra mí se han cometido delitos comunes contenidos en el código penal de mi país y delitos contemplados en otras instancias y, se demore lo que se demore la restitución de mis derechos, no renunciaré a llevar ante la Justica a aquellos que en sus agresiones contra mí hayan cometido delitos.

    miércoles, 06 de junio de 2012




    No habrá Paz para los criminales

    Son criminales, sé que me enfrento a criminales, con poder para hacer gala de su criminalidad impunemente, con un sentimiento de impunidad, en mi caso, alimentado por más de trece años cometiendo crímenes y canalladas, jactándose de esos crímenes y esas canallas. Trece años alimentando la seguridad de que sus crímenes nunca serán descubiertos, quizá porque "lo que no aparece en los medios de comunicación no existe", y estos crímenes no han aparecido ni aparecen en los medios de comunicación, lo que para ellos vendría a ser algo parecido a que pueden cometer estos crímenes porque es y será como si no existiesen, difícilmente así se verán obligados a responder de ellos.

    El régimen distrópico permite que los crímenes cometidos por los adeptos al Régimen queden impunes, ocultos para la mayoría de ciudadanos. Los medios de comunicación se encargan de que estos crímenes, cometidos en muchos casos por profesionales de estos medios de comunicación, no lleguen al conocimiento de la ciudadanía; en su alucinada percepción de la realidad estos crímenes no existen.

    Así, ¿qué trascendencia puede tener ir acumulando crímenes y canalladas?, en casos destinados contra mí y creyendo saber que en el peor de los casos podrán utilizarme como coartada. Porque estoy secuestrado y se mantiene sobre mí un exhaustivo control durante las veinticuatro horas de mi vida, se sabe o se cree saber mi forma de ser y así prever mis posibles reacciones ante diferentes situaciones planteadas.

    Y se debe haber estudiado la resolución de mi secuestro, el día que ellos prevean que me han ablandado lo suficiente como para resultarle fácil convertirme en su pelele, compañero de sus crímenes; que se puede prever que llegado ese momento, en su arrogancia se jactan de ello, los crímenes no cesarían, que existen muchas posibilidades de que estos se multiplicasen.

    Soy de carácter dialogante y conciliador, o creo ser de carácter dialogante y conciliador, y ellos sí saben o creen saber que soy de carácter dialogante y conciliador. Y eso lo han tomado como una debilidad, una debilidad que podrían aprovechar para, cometiendo los crímenes y canalladas que quisieran, que han cometido, llegado el momento, contar conmigo para pasar por alto esos crímenes y canalladas y llegar a un entendimiento. Ellos lo expresan del siguiente modo, o más o menos así: pase los que pase, hagamos lo que hagamos, "siempre nos quedará París", siempre habrá posibilidad de llegar a un entendimiento en el que nuestros crímenes quedarían ocultos.

    Y eso es porque se me ha tomado como pieza central de sus conspiraciones y en sus proyectos está el que la utilización de mis trabajos, que ahora no dudo son de importancia, los beneficios que pudieran reportar, convenientemente publicitados, servirían de coartada para los crímenes cometidos, que aquellos oscurecerían estos. Al margen queda que esto también significaría la usurpación de unos trabajos a los que son y serán sus legítimos destinatarios.

    Y una vez logrado esto, una vez convertido yo en su pelele, con mis trabajos en sus bolsillos, con unos medios de comunicación dispuestos a dar brillo y esplendor a trabajos y al mérito de los conspiradores que habrían hecho posible que estos salieran a la luz y reportasen beneficios, vendrían las represarías contra los que han sido y pudieran ser opositores al régimen: no habría paz para los malditos: "No habrá paz para los malditos". Yo me refiero a esos anhelos de los distrópicos por deshacerse de opositores y disidentes como una renovada y quizá aumentada "noche de los cuchillos largos".

    No habrá noche de los cuchillos largos, porque no existe posibilidad de arreglo o componendas. Yo jamás caminaré de la mano de criminales, una determinación que no me he cansado de repetir, pero que los distrópicos han ignorado poniendo el foco en otra de mis convicciones.

    La heredo de Kant. Kant, pienso que Kant, expresó que en la guerra nunca los contendientes deben acometer acciones que hagan imposible una futura paz. La guerra no puede prolongarse hasta el infinito, algún día la guerra acabará y ese sería el momento en el que debería comenzar a construirse la paz; abstenerse en la contienda de acciones que impidiesen ese periodo de superación de la guerra debería ser un compromiso de los contendientes.

    Y ese pensamiento lo he trasladado a mi vida cotidiana, nunca en discusiones o enfrentamientos llego a extremos que imposibiliten un futuro entendimiento. Y esto, mis secuestradores lo saben. Y así ha sido como he afrontado mi secuestro durante un largo periodo del mismo, hasta que esto ha sido imposible, hasta que los crímenes y canalladas de mis secuestradores lo han hecho imposible.

    Mis secuestradores, a la inmoralidad le suman la necedad. También se jactan de ser muy leídos, de hecho menosprecian a los que no leen tanto como ellos mismos, que deben de leer mucho. Pero, de tanto leer no deben asimilar bien lo que leen, porque estamos hablando de un único párrafo, no muy complicado, y no debería existir mucha dificultad de comprensión. Si bien acertaban, me habría costado mucho renunciar a un posible entendimiento que facilitase la salida de la situación aun con las reiteradas agresiones y canalladas que inicialmente me dedicaron, ellos mismos lo han hecho imposible con la gravedad de los crímenes cometidos y cuando estos crímenes sobrepasaron el marco de mi persona. Y es que no lo han entendido bien, creyeron que el pensamiento de Kant no les obligaba a ellos, que hiciesen lo que hiciesen, cometiesen los crímenes que cometiesen, si el pensamiento del otro contendiente era ese, al final se llegaría a un compromiso de "paz", sin pensar que al cometer esos crímenes estaban imposibilitando ese posible entendimiento. Al tiempo que se sentían cubiertos por ese pensamiento, estaban cometiendo crímenes que lo hacían imposible, que el compromiso obliga a todos los contendientes.

    Al margen de esa percepción errónea, esa interpretación que han hecho de Kant nos dice de la catadura moral de mis secuestradores, de los distrópicos: "Podemos cometer tantos crímenes y canalladas como queramos (y los han cometido y los siguen cometiendo), que al final siempre nos quedará París", esto es, una salida negociada.

    No, no habrá Paz para los criminales. Intrínsecamente porque es injusto que los crímenes (ya no solo los cometidos contra mí, sino también y principalmente otros muchos) no sean juzgados, que los ciudadanos no conozcan la existencia de estos crímenes (que existen, al margen de que los medios de comunicación no den cuenta de ellos) ni conozcan a los autores de los mismos. Pero aun existen otras motivaciones que obligan a juzgarlos y que estos criminales sean encerrados en la cárcel.

    No son criminales comunes, son criminales calculadores y retorcidos. No solo cometen crímenes, no solo se han constituido en banda con una enorme capacidad para cometer crímenes y con capacidad para que estos crímenes permanezcan ocultos; también se hacen fuertes, extorsionan, haciendo valer esa capacidad criminal, amenazan con esa capacidad criminal, amenazan con cometer mayores crímenes, probablemente para forzar que sus crímenes sigan permaneciendo impunes. Y no bastándoles con esto, en su soberbia, amenazan para cuando su extorsión haya tenido exito, para cuando se vean libres de la carga de responder por sus crímenes, amenazan con tomarse venganza: "No habrá paz para los malditos" Esto es, arremeter contra aquellos que les hayan hecho frente oponiéndose a sus crímenes.

    Cometen crímenes porque mantienen el poder suficiente para cometerlos, permanecen ocultos estos crímenes porque mantienen a la población desinformada; en realidad tienen a sociedades enteras secuestradas, ignorantes de sus manipulaciones y de sus crímenes.

    Pero es un régimen que se desmorona, que los distrópicos ya no tienen contra quien arremeter porque el muro se resquebraja, el conocimiento de sus crímenes es cada vez más amplio. No tienen contra quien arremeter, están atrapados en sus crímenes, planteen las batallas que planteen, quiméricas batallas, al final, las ganen o las pierdan, se encontrarán frente a sus crímenes y con la necesidad, imposible, de mantener indefinidamente engañada a la población.

    Ni un minuto de paz para los criminales, que es tal su inmoralidad que actitudes conciliadoras las consideran debilidades que refuerzan su sentimiento de impunidad y les permite continuar con sus crímenes. Contra estos criminales que abusan de la buena fe de aquellos contra los que arremeten, tolerancia cero. Contra el crimen y los criminales tolerancia cero. Y por supuesto, ante criminales tan retorcidos, una bandera: "No habrá Paz para los criminales".

    jueves, 26 de julio de 2012




    Catorce años ya

    Estando sometido a una situación excepcional que se prolonga durante catorce años, existiría la posibilidad de que tal situación me nublara la mente. Sometido a constantes torturas, lavados de cerebro, humillaciones, siendo víctima de agresiones y de reiterados intentos de manipulación, la posibilidad de que mi situación personal contamine lo que podría llamar mi proyecto existencial es una posibilidad cierta que en todo momento he tenido en cuenta.

    Por encima de todo está ese proyecto, contribuir a que el Conocimiento y la Cultura sean de acceso universal y gratuito, propiciar un cruce de caminos entre sociedades desarrolladas y sociedades en desarrollo. La globalización del Conocimiento y la Cultura con proyectos comunes, que en mi opinión propiciaría unas sociedades más justas y democráticas, también más cooperativas entre sí, en un mundo que necesariamente deberá ser sostenible. Entiendo que mis trabajos pueden contribuir a ese objetivo, y ante esa posibilidad, ese objetivo lo considero prioritario, por encima de mi situación personal.

    Luego está mi situación personal. Se me ha robado, se me ha agredido, se ha dañado irreparablemente mi reputación, y todo en un régimen de secuestro y esclavitud que se prolonga durante catorce años. Tampoco renuncio a resolver mi situación personal, a disponer de un futuro. Mi lucha personal es por recobrar mis derechos humanos y con ellos mi dignidad, ejercer esos derechos humanos, principalmente mi derecho a la Justicia, derecho al que ninguna consideración me hará renunciar ya que sería el que me proporcionaría un futuro y contribuiría a restituir mi dignidad; que no colisiona, probablemente complemente mi proyecto existencial.

    Durante estos años se me ha mantenido secuestrado y censurado y se ha hecho uso de mis trabajos. Unos han sido desechados, con la intención de que permanezcan ocultos indefinidamente, y se han usurpado los que mis negreros han entendido que les sería de utilidad. Los han defenestrado. Las teorías, porque las han utilizado en el marco de su pensamiento reaccionario, sin abandonar ese marco y apropiándose y tergiversando aquellas partes que consideraban podrían remozar ese marco, esa cuadrícula de la que son incapaces de escapar. Y en lo referente a las innovaciones, a las invenciones, aquellos esbozos que podrían comercializarse o industrializarse, también las han desarrollado dentro de las coordenadas de su pensamiento reaccionario, creando chiringuitos más o menos aparentes, siempre en el marco de una explotación industrial limitada y privilegiada. ¿Por qué las innovaciones rápidamente son fagocitadas por el poder para aplicaciones militares? También se han secuestrado mis posibles aportaciones a la sociedad y se les ha dado una exclusiva aplicación militar.

    La recuperación de mis trabajos, a lo que un autor nunca renuncia, es devolverles su capacidad transformadora, complementa mi proyecto existencial.

    Y estoy yo, mis deseos de tener un futuro, de salir de mi secuestro, de mi campo de concentración. Es un campo de concentración peculiar, parecería que no existen alambradas. Mis alambradas son los que me han sometido a un control exhaustivo, a torturas, que han utilizado ese control y esas torturas para provocarme continuados lavados de cerebro, para adiestrarme, para manipularme, y todo esto mediante humillaciones y canalladas. Solo contaré con un futuro si estos canallas están en la cárcel, imposibilitados para continuar con sus manipulaciones y acosos, y el instrumento del que se han valido para secuestrarme y esclavizarme, bajo una urna, a la exposición pública; que sea de dominio público lo que de tortura supone y el uso que se le ha dado.

    Luego está mi reputación, dañada irreparablemente. Sería una irresponsabilidad por mi parte que pasase por alto este hecho, que renunciara a rehabilitarla. En los numerosos compendios de iniquidades han sido muchos los que han firmado las más canallescas difamaciones, no solo les ha salido gratis sino que se les ha recompensado por ello. Es fácil difamar cuando no se tiene que atender a ninguna responsabilidad. Esas difamaciones deben quedar al descubierto y solo un proceso en el que los difamadores sean responsables de sus difamaciones, que no resulte gratis difamar, me devolverá, en la medida de lo posible, mi reputación. No renuncio a mi reputación y ese proceso, el proceso de estos catorce años para mí es ineludible, porque me asiste, o me debería de asistir, la Ley y la Justicia.

    Y está la conspiración y los catorce años de mi vida que me han robado. Tampoco renuncio a la reparación. Aquellos que han conspirado para usurpar definitivamente mis trabajos, aquellos que me han robado estos catorce años, que habrían sido los más productivos de mi vida, deberán, yo no renuncio a ello, hacer frente a sus responsabilidades ante la Justicia.

    Catorce años, catorce años que no pueden ser secuestrados, que no se pueden ocultar a la sociedad, catorce años en los que se han podido cometer genocidios y que se han cometido genocidios por el mantenimiento de status y privilegios que ya deberían ser historia. Es imprescindible un proceso a esos catorce años, que se acabe con la impunidad.

    viernes, 17 de agosto de 2012




    O siervos o víctimas

    El Régimen Distrópico es un régimen totalitario, aspira a controlarlo todo, en él se mantiene toda la legalidad democrática, pero está pervertida, se conculcan los pricipios y garantías de la Democracia.

    Su carácter queda definido por el muro de contención que se crea entre los "elegidos" y la población convertida en plebe. Sería un régimen donde la plebe, carente de juicio para discernir, es dirigida por patricios. Para ello, como hoy los ciudadanos no admitiríamos tal sistema político, se nos despoja de nuestra calidad de ciudadanos, se crea un muro que nos separa de los patricios, que nos priva de la información. Y son los medios de información los encargados del mantenimiento del muro, manteniendo a la población desinformada y contribuyendo a la represión que necesariamente se da en el interior del muro, en el espacio en el que gobiernan los patricios.

    Insisto en la imposibilidad de que un régimen totalitario prospere, es inviable per se. Ante la ausencia de crítica la corrupción crece sin control, corrupción de todo tipo, no solo económica. Y fundamentalmente, son regímenes que se nutren de adeptos, el Régimen se estructura en base a esa consideración: la adhesión; no existe ninguna otra consideración a la hora de cubrir cargos y empleos, creándose un vínculo entre régimen y adheridos que es bidireccional, de confianza: el adherido no cuestiona al Régimen y se mantiene fiel a él, y el Régimen lo protege. Los delitos cometidos por estos adeptos permanecen impunes, no se persiguen. Los regímenes totalitarios no son viables porque la incompetencia y la delincuencia los invaden. En el camino, se pueden perder una o varias generaciones, el país víctima de un régimen totalitario queda asolado por una casta que se encerrará cada vez más en sí misma, siempre a la defensiva, buscando cada vez más la plena adhesión, siempre dispuesta a imponerse a cualquier precio.

    Y el Régimen Distrópico, como todo régimen totalitario es inviable; pero, como ya lo expresé en otra hoja, los regímenes totalitarios necesitan de personas, y el régimen distrópico también, y las personas tenemos un arraigado sentido de la Justicia, en su interior crece la disidencia y los patricios deben imponer su ley, y la represión ejercida para imponerse obliga a que en el interior del muro se sea siervo o víctima. El Régimen Distrópico está en descomposición, ha perdurado en tanto las miradas estaban puestas en otro lado, cuando la desinformación no nos ha permitido discernirlo. Hoy se ha hecho visible, sus canalladas se han hecho insoportables, el muro de contención se desmorona y para lograr la plena adhesión en su interior crece la represión.

    Cuando el Régimen Distrópico caiga, que caerá, los ciudadanos conoceremos sus entresijos, y fundamentalmente la represión ejercida, ccmo se dedicó a acorralar a personas, como se las intimidó, como se las reprimió. Entre tanto, los canallas campan por sus respetos; más adelante, tendrán que asumir sus responsabilidades.

    lunes, 03 de septiembre de 2012




    Sois un circo. Y cabéis en un circo

    Os lo he repetido en muchas ocasiones y hoy más circo: las instituciones que deberían ser instituciones, sedes de la Democracia, convertidas en una gran carpa. Porque, es repetirme, no existe separación de poderes, no existe separación entre partidos, todos actuáis solidariamente, no existe oposición ni posturas minoritarias, y no existe la posibilidad de que los ciudadanos escapen de vuestras manipulaciones, porque están sometidos a la desinformación masiva desde los medios de comunicación.

    Sois lo más parecido a una mafia, irreconocible como banda organizada por las dimensiones que ha adquirido. Cometéis delitos equiparables a los de una banda criminal, asaltando los poderes públicos, como intentan todas la mafias, vosotros con un existo sin precedentes en la historia de las mafias

    Sí, también, utilizando demagógicamente (aquí el calificativo también se queda pequeño), llamémosle ideas. Las mías sí son democráticas, sí respeto a las minorías, y es el respeto a las minorías lo que identifica a una democracia, porque ser mayoría no significa estar en posesión de la razón, significa que una mayoría de ciudadanos piensa que esas posturas son las más acertadas, y las minorías podrían estar defendiendo lo acertado y lo razonable. Y porque, ¿os suena?, "las minorías, cuando la postura mayoritaria se equivoca, son las que pueden tomar el relevo", con esas posiciones minoritarias, que lo fueron en su día y que hoy son admitidas por una mayoría. Los regímenes autoritarios no respetan a las minorías, en los totalitarismos no existen esas minorías y en el régimen distrópico se inventan las minorías.

    Sois un circo, cabéis en un circo y no sería difícil trasladar ese circo a una cárcel, donde no podáis seguir delinquiendo. Y frente a vosotros está la sociedad, que no quedará dividida, que se sorprendería gratamente: "Ya era hora que pagasen por alguna estos cabrones".

    Tan criminal es mantenerme drogado, atentar contra mi integridad física, contra mi vida, contra mi integridad mental, como intentar manipularme para que camine de la mano de criminales, de vuestra mano. Y no renunciaré ni a mi dignidad ni a mi derecho a la Justicia, y cuando se me restituyan mis derechos humanos recurriré a la Justicia, como cabe esperar de cualquier ciudadano que se siente agredido, eso en lo que respecta a los crímenes cometidos contra mí.

    Un problema que se prolonga en el tiempo, tan fácil de resolver como que os sentéis en un banquillo frente a un tribunal que entienda de mi caso y os defendáis. Eso si como fondo no existiese el problema principal con todo lo que implica: el Régimen Distrópico.

    miércoles, 24 de octubre de 2012




    Juntos pero no revueltos

    He nacido en una sociedad en la que regían y rigen unos códigos de conducta, con unos códigos, el penal entre ellos, que hacen valer esos códigos de conducta. Tan importantes son los códigos de conducta de los ciudadanos que la sociedad en la que nací ha transitado por diferentes regímenes políticos, y esos códigos, el penal concretamente, ha seguido vigente con escasos cambios. Y los delitos (de caracter penal) cometidos en regímenes anteriores, no prescriben con el cambio de régimen.

    No soy un político integrado en alguna formación política, no ostento ni he ostentado ningún cargo público que me obligue a ningún compromiso; soy un ciudadano, mi actividad siempre ha sido la propia de un ciudadano, y llegado un momento me he convertido en un creador1, he creado en diferentes ámbitos, y esta actividad es personal, los poderes públicos no pueden intervenir en ella, ni validarla o invalidarla, ni decir cuándo y cómo debo publicarla, ni qué debo publicar y qué no debo publicar, esta actividad se rige igualmente por los códigos de justicia. Y como ciudadano, no pierdo mis derechos como consecuencia de maniobras políticas. Más, los que deberían ser mis representantes políticos, los representantes políticos de los ciudadanos, lo que deben es velar por los derechos de los ciudadanos, que estos derechos no sean moneda de cambio. Mi única relación con los políticos lo está en relación a mis derechos y mis obligaciones; y la obligación de estos políticos es exigirme el cumplimiento de mis obligaciones y garantizar mis derechos.

    No sé si me habré explicado bien. Lo que quiero decir es que acuerdos entre políticos no pueden conculcar los derechos concretos de los ciudadanos, no se pueden reunir y decretar la esclavitud de ningún ciudadano, y no se pueden volver a reunir y decir que dan carpetazo a los delitos que se pudieran haber cometido contra un ciudadano, máxime cuando el carpetazo pudieran darlo los mismos que hubiesen cometido los crímenes.

    Tampoco sé si me habré explicado bien, y lo resumo. Se me ha agredido de manera continuada, se me sigue agrediendo y no existe intención de dejar de agredirme hasta que aquellos que me agreden se hayan garantizado la impunidad.2 No, no renuncio ni renunciare a mi derecho a la Justicia. No voy a insistir en que sería una irresponsabilidad, simplemente, se me está agrediendo, no puedo evitar las agresiones, pero sí, tengo derecho a la Justicia y cuando recobre ese derecho lo ejerceré contra aquellos que hayan cometido delitos, los que al día de hoy continúan agrediéndome.

    miércoles, 31 de octubre de 2012


    ↑ 1.- Creador. Puede parecer pretencioso, grandilocuente, pero es lo que pretendo con mis trabajos crear algo nuevo o diferente, y hay pocas palabras que pudieran resultar menos grandilocuentes: literato, artista,... todo me suena a pretencioso; pero eso debería ser normal, decirse creador si desarrollas una actividad creadora, o literato si te dedicas a escribir, o artista si creas obras de arte, aunque sean modestas. Esta apreciación es más por la consideración que la sociedad mantenemos sobre unas y otras profesiones: a un mal escritor, un mal literato, le hacemos fotos cuando nos cruzamos con él por la calle, no hay malos escritores, o al menos, los ciudadanos de a pie no tenemos la percepción de que exista un solo mal escritor; y a un buen fontanero le discutiremos la factura.

    ↑ 2.- No solo debéis garantizaros la impunidad, debéis aseguraros que la vais ha poder mantener en el tiempo; unos deberéis aseguraros en mantenerla diez o veinte años y otros veinte o treinta, según los casos: lo tenéis difícil.



    "Canallas" os favorece

    Llevo más de dos años intentado encontrar el calificativo que os defina. Os he llamado "hijoputas", un agracio hacia aquellos que a lo largo de mi vida les he llamado hijoputas, que no han sido muchos, pero que los ha habido. También os he llamado sinvergüenzas, zafios (muy suave para vosotros), miserables, cabrones, granujas, criminales, ladrones, y os he llamado canallas. Todo se queda corto, incluso la suma de todos estos improperios no alcanza a definiros, quedan caracteres vuestros sin definir. Las buenas personas se horrorizarán con vuestras mezquindades, delitos y crímenes.

    Son, de verdad, más de dos años obsesionado, porque para dirigirme a vosotros, para dirigirme a las paredes, me lío con la letanía, escapáis a mi razón. He llegado a la conclusión de que no existe el calificativo que os pueda definir, y no voy a seguir obsesionado; también, quisiera reducir esa letanía. Me rindo y pasaré a llamaros "canallas", que no os define al completo ni con mucho, pero que según tengo interiorizado el término, sí pienso que sería el carácter del que se nutren todas vuestras mezquindades, delitos y crímenes. Quién sabe si existirá el calificativo que no encuentro, o si el término canallas llegue a acomodarse para definiros; yo no pienso seguir obsesionado, me referiré a vosotros como "canallas", aun sabiendo que os estoy favoreciendo.

    miércoles, 07 de noviembre de 2012


    Volver al texto después de haber pulsado in a menú

    Página I

    Página II

    Página III

    Página IV

    Página V

    Página VI

    Página VII

    Notas de edición. Resistencia

    Créditos

    Fondo basado en la fotografía (recorte sin retoques) de Luca Galuzzi (Lucag) en Wikimedia

    DNI: 2.492.365

    Licencia Creative Commons