Icono de accesibilidad 00. Los iconos de accesibilidad contienen en sus propiedades Alt y longdesc descripciones de la organización del portal y de sus páginas. La propiedad longdesc de este icono 00 dirige a una página de texto con un mapa del portal, encontrándose un enlace a una página de texto con las características generales del portal en la propiedad longdesc del icono 02. Icono de accesibilidad 01. Página de texto. 'La Navaja de Ockham'. Contiene artículos de diversos temas. Página dividida en varias; en la cabecera del panel lateral unos numeros enmarcados por un borde conducen a sus diferentes partes. Responde a las características generales de las páginas de texto. Icono de accesibilidad 02. Su propiedad longdesc accede a una página de texto con descripción de la organización y características del portal y sus páginas. Icono de accesibilidad 03. Fondo y diseño. El fondo es color marrón medio que pretende igualar el fondo del motivo principal de la página que es un óleo de Cezanne, que ocupa la cabecera del bloque principal, siendo esta de un alto casi doble a la de otras páginas (unos 350 ó 400 pixels). El lienzo es 'Manzanas y mantel' y representa un conjuto de manzanas que en forma de cuña se exstiende de derecha a izquierda, flanqueadas a la derecha por el extremo de un mantel blanco que ocupa todo el lateral, sin apenas invadir el lienzo, adentrándose un poco más por la parte superior. El fondo de las hojas que contienen los articulos es del mismo color marrón del fondo, pero mucho más claro, en un tono crema. Icono de accesibilidad 04. Imágenes complementarias de diseño. En el cuadrante superior izquierdo, sobre el panel e invadiéndolo un poco, una de las manzanas del lienzo representado en la cabecera, ampliada, esta, de un tono anaranjado rojizo en el cuadrante inferior izquierdo que corresponde a la zona de luminosidad, tonos verdes en la parte superior y pardos a la derecha, en las zonas de sombra
icono de la página de inicio, una casa en verde de las típicas del juego del Palé Ir a índice o colección
 Pg.
 1 
Deshabilitado. Ocurecer o aclarar fondo Cambiar tipo de fuente de texto
Manzanas y mantel de Paul Cezanne.
La Navaja de Ockham

nemo
















Dificultades para desterrar el determinismo


El mito del súper hombre no existe fuera de tal mito. Existe la sociedad, la comunidad. Y la sociedad, la comunidad, y el desarrollo de sus miembros en esa comunidad, posibilita individuos con su propia personalidad. Ni siquiera existe el "súper hombre" como personalidad específica que es más brillante que el resto una vez completado su desarrollo, son las circunstancias las que posibilitan que sobresalga una de estas personalidades. Cualquier programa que intente una sociedad con individuos "mejorados" fracasará, porque no existe la "mejora" objetiva, la sociedad es un juego de equilibrios en el que todos somos mejores en algo. Lo mismo que intentar "mejorar" la sociedad mediante la poda de personalidades que podríamos identificar como negativas, porque estas personalidades no surgen de los individuos, cualquiera de nosotros podemos ser un asesino en serie, solo se necesita que se dé la concatenación de circunstancias que lo haga posible. Pero aunque fuese intrínseco de las personas, que la obsesión de los deterministas fuese cierta, los costos serían mayores que los supuestos beneficios.

En todo caso, se exponga el problema como se exponga, se desmantele el determinismo del modo que se desmantele, los deterministas, los obsesionados con el determinismo encontrarán la vías para dar forma a su determinismo. Desmotado el determinismo biológico quedará en determinismo conductual ("Un mundo feliz"), plantearán programas de mejora de la sociedad mediante adoctrinamientos. Si se dice que de una sociedad mejor saldrán hombres y mujeres mejores, que es cierto, estos deterministas imaginarán programas en los que definirán cómo debería ser esa sociedad, cómo se debería educar a sus miembros, Etc. Primero, todos estos intentos son subjetivos, al poder le gustaría que los miembros de la sociedad no contestasen a ese poder, no se preocupará de que los dirigentes de las sociedades se lo piensen dos veces antes de iniciar una guerra, por ejemplo. Y si quisiéramos deshacernos de los asesinos en serie, los asesinatos producen en nosotros un horror especial, para evitar a estos asesinos, deberíamos condicional a la sociedad en su totalidad, con mayores perjuicios que beneficios. Todo, si esto fuese posible, que no lo es.

A los que están prestos a condicionar el comportamiento de la sociedad, educar a la sociedad, les gusta decir que nuestra genética está desfasada con el desarrollo de las actuales sociedades, que tenemos una genética adaptada a la sociedad de cazadores recolectores, que nuestros cambios genéticos no se han dado a la velocidad a la que hemos trasformado nuestro entorno. Nuevamente, científicos, ya no con actitudes tan abiertamente darwinistas y eugenésicas como a principios del siglo XX, están abriendo las puertas, apoyando estos intentos de manipulación genética y adoctrinamiento de la población. Además, con teorías y opiniones, que no pasan de meras opiniones, erróneas. Somos extraordinariamente plásticos, si hemos transformado nuestras sociedades a la velocidad a la que lo hemos hecho es porque nuestra genética nos permite transformar nuestro medio y existir en ese entorno transformado, y volver a intentar transformarlo. No es que estemos adaptados a nuestro nuevo entorno, es que estamos genéticamente preparados para transformarlo y adaptarlo y adaptarnos a él, para volvernos a adaptar si las circunstancias determinaran que debemos sobrevivir en otro entorno radicalmente diferente al actual. Nuestra genética habrá cambiado poco en los últimos 100.000 años, y en esos cien mil años hemos transformado radicalmente nuestro entorno; es esa genética la que ha posibilitado que lo transformemos y es esa genética la que posibilita que continuemos transformándolo, no necesitamos otra, y esta genética irá modificándose paulatinamente al ritmo que nuestras funciones genéticas deciden, mediante un algoritmo desarrollado durante miles de millones de años y perfectamente adaptado a nuestra historia evolutiva y los acontecimientos que se han producido durante esa historia de forma cíclica o no. Digamos que nuestras funciones genéticas piensan a largo plazo, que cuentan con un registro de lo acontecido de miles de millones de años, y esos científicos confunden la escala de medidas de nuestra evolución con su escala de medidas como organismos que viven ochenta, noventa o cien años. Y confunden el proceso en su conjunto con el estado actual del proceso.

No tenemos datos que nos permita conocer cuales serían las modificaciones mejores para nuestra supervivencia y para mejorar nuestras sociedades. Y sobre todo, tenemos la suerte de contar con unas funciones genéticas con miles de millones de años de experiencia. Mejor haríamos si indagásemos en nuestras cualidades, las que en mi opinión han posibilitado la formación y el desarrollo de las actuales sociedades: nuestro sentido ético y nuestro sentido de la Justicia.

6 de febrero de 2012.



Clave musical invertida en su vertical (lo de arriba abajo)Sobre la Música

Mahalia Jackson me ha hecho reflexionar sobre la Música. He acabado de escucharla en su interpretación de The Upper Room. Impresionante los sentimientos que puede trasmitir una voz.

Le debo mucho a la Música, es el arte más accesible, al que puedes recurrir en cualquier momento y en cualquier lugar, y ha sido en la Música en donde me he refugiado en mis momentos más bajos. Pero más allá, es mi vocación frustrada, o una de mis vocaciones frustradas. Nunca he intentado siquiera comprobar mis dotes para el canto, quizá los sentimientos que en ocasiones ha provocado en mí una voz me hayan intimidado, siempre he considerado que no estaba a mi alcance. Pero en mi juventud sí intenté dominar un instrumento, fue la guitarra, con nulo éxito, por mi torpeza y por mi falta de disciplina, porque me resultó decepcionante oírme y no quise entender que no me gustaría a mí mismo, quizá no hubiera llegado a gustarme nunca, hasta no dedicarle horas y horas hasta adquirir la suficiente habilidad, que me temo, nunca habría adquirido.

Me considero duro de oído, y torpe para la adquisición de la suficiente destreza para interpretar con un instrumento, aquellos intentos me lo demostraron, porque no avanzaba, con dedicación y perseverancia quizá habría logrado llegar a rasguear la guitarra medianamente bien, pero no habría podido llegar al alma de esa guitarra, trasmitir con ella mis sentimientos, que es de lo que se trata cuando hablamos de Música y que es lo que sentimos cuando nos dejamos llevar por la Música, cuando un músico nos trasmite sus sentimientos.

Y es que creo que, aunque nuestros sentidos nos proporcionan información, que a nuestro cerebro le llega la información que nos proporcionan esos sentidos, lo que almacenamos es sensaciones, y que alguien defina lo que son las sensaciones que yo soy incapaz, y es gracias a esas sensaciones por lo que somos capaces de recuperar la información. Y con el Arte hemos conseguido desarrollar, consciente o inconscientemente, un método por el que transmitimos principalmente sensaciones, casi desvinculadas de la información de la que se valen los artistas para trasmitir esas sensaciones; que los colores, la luminosidad, las notas, los ritmos, son escusas, soportes que quedan opacados por las sensaciones que trasmite el artista mediante esos colores o esas notas. Que cuando un artista trasmite sus sentimientos mediante estas sensaciones; los colores, los ritmos, las palabras poco importan. Y quizá sea por eso que nos siguen conmoviendo pinturas, ritmos, esculturas, versos imaginados hace cientos, miles de años, por unos artistas que nada tienen que ver con nosotros, con unas vivencias y preocupaciones totalmente diferentes a las nuestras.

Y esto me hace pensar que compartimos con aquellas personas que crearon aquel arte, con las personas que en aquel tiempo admiraron ese arte, más de lo que pensamos, que lo que conmovía a aquellas personas es lo mismo que nos conmueve hoy a nosotros, y más allá, que compartimos todos, también, más de lo que pensamos.

Pero volviendo a la Música, mi gusto por la música no es una excentricidad, somos muchos, probablemente todos, a los que nos mueve la música. Y no debe ser fácil eso de llegar a su alma, porque siendo un arte que todos disfrutamos, que se hace música sin cesar para cubrir nuestra demanda de esa música, no toda esa música produce en nosotros las mismas sensaciones, y entre toda esa música, surge una voz, una guitarra, un piano, una trompeta que nos conmueve, y que no nos conmueve tan solo a nosotros, sino que trasmite parecidos sentimientos a una mayoría de los que la escuchan.

Y será porque vivo la música, porque me ha servido en los momentos más bajos, porque siento envidia de aquellos que han logrado extraer el alma a un instrumento, la voz es también un instrumento, o será por una mezcla de todo por lo que admiro la Música.

8 de febrero de 2012.



Nazis

Que nadie piense que voy a emplear el término Nazis en vano. Siento un enorme respeto hacia sus víctimas, y la distancia del tiempo, en mí no disminuye ese respeto.

Y sería una imperdonable falta de respeto, valerse de su recuerdo, utilizar a esas víctimas, haciendo comparaciones interesadas.

Es por eso que durante estos años que estoy sometido a los métodos de mis opresores, me he resistido a una comparación que es irrespetuosa y simplista, que siempre es manipuladora, porque cuando a alguien, gratuitamente se le señala como nazi o como fascista, lo que en muchos casos se está haciendo es intentar trasladar a ese alguien la imagen que tenemos de los nazis, sin aportar ninguna argumentación, o aportar una mínima argumentación y que sea esa imagen negativa que todos tenemos la que quede fijada. Que el nazismo no se limitó a los países que cayeron en manos de nazis y fascistas, sino que fue consecuencia de un germen extendido en todo occidente.

En alguna ocasión he podido decir, tal vez no por la prevención que tengo a equivocarme en temas como este, pero sí lo he pensado, y que se tome esto como una reflexión muy primaria, muy poco elaborada, tomada del aire y que cuando comienzas a reflexionar sobre ella procuras que salga de tu cabeza.

Pero esa reflexión la he tenido, aunque siempre la haya expulsado de mi cabeza antes de intentar profundizar en ella. Y este pensamiento que me ha llegado en algún momento, es una pregunta ¿Cómo serían las sociedades actuales si el nazismo no se hubiese hecho con el poder? Y todo es hacer un ejercicio de adivinación, pero no sobre el futuro, sino sobre el pasado.

Partir del pensamiento imperante en Occidente a principios del siglo XX, continuar con la aplicación del pensamiento que se estaba dando en todo Occidente, la progresión en su aplicación y la penetración de ese pensamiento en amplias capas de la población. Cómo serían nuestras sociedades actuales si no hubiésemos asistido al horror de las cámaras de gas, si las cámaras de gas no hubiesen sido un acontecimiento brutal que conmovió al mundo entero, ¿habría seguido penetrando en la sociedad el pensamiento higienista y poco a poco habríamos sido, una vez perfectamente instalado en las sociedades ese pensamiento, la gran mayoría de la población los que construyésemos parecidas cámara de gas? Y lo que me asusta es que en mi misantropía contemplo esa posibilidad. Y pienso que hubiera existido la posibilidad de que el número de víctimas pudiera haber sido mayor, mediante un goteo constante e ininterrumpido. Un goteo que no nos habría sobrecogido.

De hecho, mi opinión, es que aun descubriéndose las cámaras de gas, aun con el horror que produjeron, no se resolvió la cuestión de fondo, el pensamiento, podemos llamarlo higienista, determinista o eugenésico que ha seguido instalado en amplios sectores de la Ciencia dedicada a estos temas, esto es la Biología y la Evolución; que esto no es ya un ejercicio de adivinación, que están las declaraciones, los artículos, los libros, los estudios que lo confirman. Y, aunque no sea este el tema de la hoja, no pierdo la oportunidad. Hasta que no se erradique el germen que posibilitó las cámaras de gas, las sociedades no estaremos a salvo. Y para ello, somos las sociedades las que tenemos que hacer frente a esos científicos con un pensamiento higienista, que lo presentan desdibujado, pero con trabajos debajo del brazo que califican a las personas según los intereses del momento y que sirven de justificación al adoctrinamiento y el moldeado de las sociedades. Que son una minoría de una minoría, aunque sean los que más se hacen notar, con los mejores accesos a los medios de comunicación, que están apoyados por diferentes poderes, porque son esos científicos los que sirven a estos poderes. Y esto no será ir contra la Ciencia, porque solo manejan falacias, y son falacias peligrosas. Que ser científico no significa estar en posesión de la verdad, por el contrario, el pensamiento científico siempre ha sido un pensamiento dubitativo y que se ha expresado con humildad.

Y ahora, desde mi aislamiento, desconociendo todo lo que se haya podido generar en torno a mí y, con seguridad, siendo yo una excusa, y unido a otras circunstancias, me temo que se ha actuado y se actúa puenteando todos los controles que las sociedades trabajosamente vamos construyendo, en parte con la experiencia de anteriores desafueros. Y en la privacidad de mi casa, extrapolando lo que está pasando conmigo a otros ámbitos de la sociedad les he llamado nazis, y también he reconocido que no son exactamente nazis, que los nazis ya lo fueron, que tendrá que surgir el calificativo que los describa. Que pienso que tienen mayor peligro que los nazis.

Y no es una exageración ni una comparación, surge de la reflexión. Y de un fallo que todos tenemos en la comprensión de la Historia, que pienso que todos tenemos y que pienso que es un fallo, porque esto solo es una reflexión que me ha surgido esta misma tarde, que mis cabrones saben que me ha surgido sentado en la taza del váter.

Vemos el nazismo en su estado final, las cámaras de gas y millones de víctimas, y eso nos oscurece la totalidad del proceso. Y en lo actual, en lo que vivimos no alcanzamos a verlo tampoco como un proceso, solo como pronósticos demagógicos e interesados. Si comparamos nuestra actualidad con el estado final del periodo higienista, evidentemente que no hay comparación, pero la Historia está para que no tengamos que llegar al estado final del periodo higienista, que ya lo conocemos. Bueno, yo esto no puedo, estoy aislado y desinformado, desconozco la situación real, lo desconozco casi todo, pero puede ser este un caso que diga si la teoría de procesos puede ayudar o no. Analícese el nazismo, mediante los mecanismos que propone esta teoría, no definamos el proceso como nazi, pongamos su origen en los movimientos eugenésicos o incluso antes, estudiemos sus líneas principales, analicemos sus facetas,... hallemos la sinergia entre procesos, su relación y sus posibles retroalimentaciones.

Y desde mi aislamiento, pienso que se podría llegar a la conclusión de que en la actualidad estamos corriendo mayores peligros.

11 de febrero de 2012.



Nosotras las artistas

No somos profesores de Arte, y será difícil encontrar a un artista que sea profesor de algo, porque lo que nos mueve a las artistas es crear, y la creación no es fácil, hay que poner todo el empeño en crear. Cuando los y las artistas estamos tras la obra, nos podría atropellar un camión cuando atravesamos la calle que no nos daríamos cuenta de su presencia. Todo el día tenemos la obra, la posible obra en la cabeza. Posible obra, porque hasta que no se retuerce por la cabeza una y otra vez no termina en obra. Y son muchas las posibilidades de que esa obra sea mediocre, y muy grande nuestro miedo a que esa obra sea mediocre, que puede llegar a paralizarnos.

Y cuando se ha terminado una obra, ya estamos buscando la siguiente. Y no es difícil que los artistas no entendamos de nuestro propio arte (como desde el academicismo se entiende el Arte). No sabemos en qué género se encuadrará nuestro trabajo, ni la proyección que tendrá, ni siquiera sabemos si nuestras obras son buenas o malas. Y llegamos al conocimiento del Arte de forma natural, sin estudios reglados, que los estudios reglados no son nuestro fuerte.

Así es fácil que un artista, fuera de lo que es su trabajo de creación, se encuentre un poco perdido, que pueda estar alejado de la realidad, a veces está literalmente alejado de la realidad, con los pensamientos puestos en esa obra que quiere conseguir, y es fácil que no sepa que un forjado está formado por viguetas de hormigón pretensado, carambucos y una solera de hormigón; probablemente tenga que preguntar qué es un forjado. Como tampoco somos capaces de gestionar nuestro propio trabajo, que no nos interesa su gestión, que por eso pasa lo que pasa.

Y llegamos a nuestro propio conocimiento del Arte, el que a nosotras nos interesa, en los términos y los aspectos que nos interesan, que nos ayude en nuestra labor creadora, porque no está en nuestro pensamiento ser profesor o profesora de Arte ni de historia del Arte, aunque entre los profesores se encuentren artistas, buenos profesores y, probablemente, buenos y buenas artistas que vieron su carrera frustrada porque las circunstancias también cuentan. Pero habrán tenido que reciclarse, adaptar sus naturales conocimientos del Arte a conocimientos académicos.

Así, no te extrañes que un/a artista ni tan siquiera sea un/a especialista de su propio arte, y puede pasar que cuando le pidas que te explique su obra, no acierte muy bien a describirla, que por su cabeza están corriendo los pensamientos en otra dirección.

16 de febrero de 2012.



Mi faceta de creador

Todos mis trabajos los afronto desde mi dimensión como creador, y puede parecer duro o cínico desarrollar determinados temas, considerando, como considero, prioritario su dimensión creativa. Y probablemente sea así, que yo no soy nadie para juzgarlo, pero cuando me enfrento a un trabajo, mi principal preocupación es que sea lo mejor que sea capaz de hacer. Y esto, me lleva a que no solo considere redactarlo como mejor sepa, sino que incluye el aportar todo lo que me sea posible, que sea original en todo lo posible, que aporte algo en todas las facetas que me sea posible. Y como digo, esto puede ser cínico, pero para comprender esta actitud mía y antes de juzgarla, se debe pasar por la experiencia de escribir Motivos Humanos.

Las obras de teatro son unos de mis primeros trabajos, la primera fue una comedia, y, aún en la situación en la que me encontraba, me lo pasé realmente bien escribiéndola, porque cuando escribes una comedia te ríes de tus propios chistes, estás escribiendo y te estás riendo internamente con las tonterías que vas poniendo. Para mí la experiencia de escribir una comedia fue una experiencia muy gratificante.

Todo lo contrario a lo que me pasó y que me pasa cuando lo que escribo comporta algún tipo de responsabilidad. Porque la única responsabilidad que tienes cuando escribes una comedia es su calidad, pero cuando el tema contiene una dimensión humana, la responsabilidad es, al menos para mí lo es, no maltratarlo.

Motivos Humanos, su redacción y sus posteriores revisiones, supusieron para mí una experiencia aterradora. No escojo los temas, y cuando surgió el tema, los temas, el tema y la trama argumental, surgió con una forma brutal. No existía la posibilidad de plasmarlo en forma teatral. Fue Bertolt Brecht el que me posibilitó darle una forma teatral, distanciar al espectador del drama y para ello, llevar el teatro de Brecht hasta sus últimas consecuencias. Frente a las escenas más brutales, que estaban ahí, en mi cabeza, debía, o creía que debía, colocar el esperpento, la comedia, y para conseguir ese distanciamiento, un esperpento descarnado de parecida intensidad cómica que la intensidad de las escenas dramáticas. Y esto afrontarlo desde mi situación, sabiendo que sería juzgado hasta en la posición en que colocara las comas.

Y frente a mí tenía un tema que no podía maltratar, que habría sido utilizar a las víctimas reflejarlas en un drama mediocre. Y mi experiencia como dramaturgo era muy corta, y no me había enfrentado nunca a una estructura teatral tan compleja, ni a unos planteamientos tan radicales, o al menos era así como yo lo veía. Si estoy hoy escribiendo esto, entiendo que superé la prueba.

Ya cuando afronté la escritura de mi primer drama Mañana a las tres de la tarde tenía muy claro que un tema importante debía tratarse con respeto, con acierto o sin acierto, pero reflejar con fidelidad lo que te dicta tu ética, tu manera de ser, que de no hacerlo era utilizar el tema, y que la importancia del tema es lo que marca la cota de calidad que debes superar para no malograrlo.

Y será por la experiencia vivida en la escritura de mis dramas por lo que cuando me enfrento a un tema humano, sea del carácter que sea, me enfrento a él intentando que en su concepción, su forma, su concepto, todo él sea lo mejor que sea capaz de hacer. Y como tengo inquietudes creadoras, incluyo el que sea lo más original posible, que aporte algo también en ese aspecto. Y es conociendo esas experiencias mías, lo que me condicionaron esas experiencias, sea acertada o no mi actitud cuando me enfrento a estos temas, que debe juzgarse este aspecto que creo que tienen estos trabajos míos.

También, y saliéndome del tema, pienso que son esas experiencias, que fueron durísimas, las que impiden que, sintiendo tras mi nuca el aliento de aquellos que quieren darme el empujoncito en la espalda, quede paralizado. Y que no me mueva, o creo que no me muevo, un milímetro de mis objetivos, sean estos acertados o no, que eso ya lo juzgarán quienes los lean. Que aun sintiendo este aliento, no tema enfrentarme a temas espinosos. Y es por eso que no afronto un tema hasta no tener las mínimas garantías para no maltratarlo; otra cosa es que lo haga con acierto o no, pero mi intención siempre es la de asegurarme antes de afrontarlo.

23 de febrero de 2012.



Arte y plagio

Qué sería del escritor sin la palabra.

El artista y el plagiario utilizamos los mismos materiales, no somos capaces de inventar nada, de imaginarnos algo que no nos haya entrado a través de los sentidos. Es con las sensaciones que nos llegan a través de los sentidos como las artistas creamos Arte. Y lo que nos entra por los sentidos también son las obras de otras artistas. Y el plagiario también utiliza los mismos sentidos que el artista. Las artistas, al menos yo, copiamos de otros artistas, utilizamos el Arte creado por otras artistas, el conocimiento generado por otras artistas. Y los plagiarios también. La diferencia es que el espíritu creativo de una artista lleva a ese artista a crear algo nuevo, con elementos que no son suyos pero con la consecuencia de crear algo nuevo. En el caso del plagiario, no, la obra del plagiario no aporta nada a la obra plagiada. El artista se integra en la cadena de creadores que desde siglos crean Arte y con ese Arte crea, hace que el Arte evolucione. El plagiario no, no hace que el Arte se mueva un milímetro. Podría darse el caso de que un plagiario solo utilizase un mínimo de la obra plagiada, pero el resultado sería un plagio. El artista podrá utilizar la obra o obras de otros artistas en su casi totalidad (aunque aquí el artista asume el riesgo de que el intento quede en plagio) y el resultado será una obra nueva, original, que se beneficia del trabajo de otros artistas creando algo nuevo, algo que hace que el Arte se enriquezca*.

Tal y como me enfrento ante la confección de una obra, utilizo todo lo que está a mi alcance, que será lo que me permita crear la obra. Sería pretencioso, por la vanidad de crear una obra enteramente original, desechar unos elementos que están ahí y crearlos de nuevo, que serán distintos, pero que contendrán el concepto de los ya existentes. Tal y como yo lo entiendo, en una obra con pretensiones de ser totalmente original existen más posibilidades de plagio, porque los artistas no nos podemos sustraer a lo que ya se ha creado y, en cierto modo, desechar eso que te llega por los sentidos, creando algo parecido de lo existente, si la obra no lo requiere, es en cierto sentido un plagio.

Pero también, la utilización de lo existente, que los que vengan detrás utilicen lo creado por ti, es enriquecedor para todos, creándose una tela de araña más productiva que el trabajo aislado de unos y de otros. Volvemos a lo de los palotes: ocho palotes son ocho palotes y un bite es un bite, y, al menos yo siempre preferiré ser parte de un bite.

25 de febrero de 2012.
Duplicado en Falsificaciones, agosto de 2013.


* He cambiado "el Arte avanza" por "el Arte se enriquece". Por mi concepción del Arte como un todo, una esfera que no tiene necesidad de avanzar para expandirse. Porque creo que ha sido uno de los males del Arte del siglo XX, considerar el Arte como algo lineal que requere que avance, que en muchas ocasiones ha llevado a desechar lo existente por la pretensión de crear algo enteramente nuevo.




Régimen distópico

Para la redacción de este artículo, primero he tenido que separarme del tema, porque soy, o creo ser, el centro de su tema, y siempre he procurado restarme importancia. En principio porque es mi manera de ser, nunca he considerado que era diferente a los demás. Pienso sinceramente que todos somos diferentes, porque tenemos diferentes personalidades, pero que esas diferencias no se pueden jerarquizar, que cada uno tiene sus capacidades, sus defectos y sus cualidades, que en muchos casos son circunstanciales. Podemos pasar, por las circunstancias, que siempre nos debemos a las circunstancias, etapas en que destaquemos en nuestras cualidades, y otras en las que destaquemos por nuestros defectos. Y todos sobresalimos en una capacidad que nos hace únicos, que aflore esa capacidad o no, vuelve a ser producto de las circunstancias. Evidentemente, esto no es del todo así, porque las circunstancias en las que nos hallamos desarrollado, que también son circunstanciales, pequeños o grandes incidentes que hayamos vivido, nos marcarán y conformarán nuestra personalidad, también en lo referente a nuestras capacidades. Más o menos es así como me veo y me he visto en relación con los demás. Nunca he pensado que nadie fuese superior a mí, y probablemente eso, simplemente eso, sea lo que haya marcado la diferencia cuando, circunstancialmente, decidí que la Teoría de la Relatividad Especial era errónea, porque estoy totalmente seguro que han sido muchas las personas que antes que yo han pensado que la Teoría de la Relatividad Especial era errónea. Hasta ese momento era un personaje gris, y habría muerto siendo un personaje gris si no me hubiese obsesionado en aquel momento con la relatividad especial. Lo demás, ha sido una combinación de las circunstancias con el conjunto de mis cualidades y defectos. Pero no olvidemos que con anterioridad a ese momento era el mismo y habría muerto siendo un personaje gris. Por eso, todos los intentos que se han dado, que se estén dando y que puedan darse en el futuro para conseguir que genéticamente seamos mejores, fracasarán. Ni están marcados genéticamente nuestros caracteres específicos, ni se puede objetivar qué caracteres, que no sería uno o dos caracteres concretos sino el conjunto, cual es el conjunto de caracteres perfecto, que vendría a ser como una receta de cocina: unos granos de cordura, cien gramos de paciencia, doscientos de sentido común, ¿qué es el sentido común?, Etc. Es imposible cuantificarlo y dependiendo de las circunstancias a las que nos tuviésemos que enfrentar, la receta perfecta sería distinta. Y como es un conjunto maleable, desde el nacimiento hasta nuestra madurez las circunstancias serán lo que más marquen ese conjunto, y como nos adaptamos a las circunstancias, que eso es lo que nos permite nuestra genética, este conjunto de caracteres se irá modificando hasta que muramos. Esto lo saben los higienistas, por eso los adoctrinamientos y las manipulaciones de la información, y por eso me han querido, en el mejor de los caso, adiestrar como a un perro y en el peor como a un cerdo. Si nuestro carácter lo marcase nuestra genética, los lavados de cerebro no tendrían sentido; hasta los higienistas saben que no es tal como lo intentan trasmitir a los demás, no somos lo que marca nuestra genética. Y para terminar esta digresión, el pensar que nadie es superior a ti, que lo que haga otro tú también eres capaz de hacerlo (con matices), es una cara de la moneda; la otra cara, inevitablemente, es que lo que hagas tú, otro también lo podría hacer; que no te puedes considerar superior a los demás. Y si nunca he pensado que fuese especial, también, una vez he asumido la posible importancia de alguno de mis trabajos, intencionadamente, les he restado importancia, para mantener un mínimo de cordura. Conscientemente he estado frenado la vanidad que todos tenemos, y cuando he mirado a los trabajos ha sido para darme fuerzas y poder continuar adelante.

Para redactar esta hoja, necesariamente me distanciaré e intentaré aproximarme objetivamente a lo que pueden significar esos trabajos, que sería lo que podría explicar la situación a la que se ha llegado. Y para redactarlo objetivamente, probablemente me salga del personaje y me constituya en narrador.

Si miro hacia atrás y veo mis trabajos, me llegan a impresionar (es lo que me ha valido para resistir). Doy por hecho que en su mayoría son correctos porque si no, no estaría en la situación en que me encuentro. He realizado trabajos en muy diferentes ámbitos y en ámbitos en los que a esos trabajos se les concede mucha relevancia. El sueño de muchos científicos sería descubrir algo así como un nuevo elemento químico, que es un sueño lícito y que es así como avanzamos en la adquisición de conocimiento, por esa inquietud nuestra; pero miro mis trabajos y veo que han sido algo más que descubrir un nuevo elemento químico. Y veo determinadas soluciones que mínimamente he intuido, y advierto que pueden ser revolucionarias (que también, entrarían en colisión con muchos intereses), y que abren un melón muy apetitoso. Pienso que simplemente estampar mi firma en alguno de mis trabajos lo colocaría en un salón de subastas, o una servilleta que firmase con una mínima leyenda, igualmente podría acabar en un salón de subastas. Si se combina la relevancia que adquiere el personaje que ha realizado los trabajos con el dinero que puede generar, da una combinación explosiva. Si a eso le sumas que se haya pensado en la posibilidad de expoliar esos trabajos, quedarse con el prestigio y la rentabilidad, pensando que se requeriría llegar a acuerdos para ver quién se queda con qué y qué es lo que tiene que dar a cambio, podemos imaginarnos los acuerdos a los que se haya podido llegar, y el empeño que se haya puesto para conseguirlo, que habrá sido como una bola de nieve, que una vez inicia su andadura ya no se puede parar. Y en el mejor de los casos, de no conseguir expoliar mis trabajos, debe llevarles a considera que todos esos beneficios los debería compartir. Con ellos, claro está, con ellos que son los que tienen la llave. Y deben estar acostumbrados a llevarse algo por ejercer algo que debería formar parte de sus obligaciones, y más allá, no está entre sus atribuciones censurarlo todo hasta que hayan recibido su astilla, que sería una buena astilla que daría de comer a muchos cuñados.

Se podrá disfrazar como se quiera, pero la raíz del problema es que hay un pastel muy apetitoso y quien se encargue de repartirlo, quienes se encuentren cerca de quien se encargue de repartirlo, tienen garantizada una buena tajada. Esto es, según pienso, lo que ha llevado al actual régimen distópico. Porque no nos encontramos ante una dictadura, tampoco ante una democracia, que no se ha dado nunca tal régimen, que solo, y por eso lo denomino así, se ha dado en la imaginación de autores de distopías: 1884, Un mundo feliz, Fahrenheit 451, Metrópoli y muchas más, que nuevamente la realidad debe de estar superando a la ficción. Y se ha llegado a él por los intentos de controlar todos los beneficios que se podrían derivar de mis trabajos, y que se ha radicalizado porque siempre ha estado en su conocimiento mi intención de colocarlos como conocimiento libre. Que la escusa para controlar el pastel habrá sido una muy parecida a esta: "Cómo vamos a dejar en manos de este personaje tal responsabilidad". Y se habrá dicho que tal personaje no se sabe manejar con el dinero, que es cierto, que no le doy importancia, y que es un inútil, lo que ya no lo es.

Y una vez la bola de nueve va creciendo, no consiguen en primera instancia sus objetivos, habría que estar dentro o cerca de ella para saber bien cómo ha ido creciendo y en qué situación nos encontramos.

No obstante hay cosas que no se me escapan que debe ser como las pienso para que la bola siga rodando. Que se me corrija si me equivoco en la siguiente exposición, que es a mí con quien más empeño ponen para mantener desinformado. Todo muy abstracto y muy simplificado, que no tengo datos.

La democracia se basa en el funcionamiento de las instituciones democráticas y es ese funcionamiento el que nos dice si nos encontramos en una democracia o no. Puede haber Parlamento, pero si el Parlamento no se elige por medios democráticos, si su funcionamiento no es democrático, o ambos, no estamos ante una democracia. Lo normal es que haya dictaduras y democracias, estas últimas unas más imperfectas que otras. Pero, en mi opinión no nos encontramos ante una dictadura o una democracia, es un sistema totalmente nuevo. Una dictadura suspende la actividad del Parlamento y establece la censura previa, y los ciudadanos saben que se encuentran en una dictadura.

En mi opinión, la bola de nieve ha llevado a la consolidación de un muro de contención entre los conspiradores y los ciudadanos. Y esto debe de configurar una especial forma de gobierno, porque ya no vale la separación de poderes, ni siquiera la separación entre partidos, porque en su actividad delictiva tienen que ponerse de acuerdo todos; ya después, lo que queda se sustanciarián en diferencias irreconciliables que habrá que suavizar en beneficio del muro de contención, pasteleos y, con seguridad, escenificación de debates; pueden, incluso, decidir dónde estarán las diferencias y hasta qué punto se harán la oposición los unos a los otros. Y todo debe funcionar coordinado y sin disidencias, implicando a todos los poderes reconocidos en una democracia, por lo que en el interior del muro de contención se practicará la intimidación, las amenazas y las represarías; y en el exterior, la ignorancia de todo lo que está pasando tras el muro, el desconocimiento de la existencia del propio muro.

A partir de aquí, no hace falta imaginar mucho para saber cómo se están desarrollando las cosas, y cómo se desarrollarán, consigan sus objetivos o no, porque no hay modo de parar la bola de nieve, que seguirá creciendo con mayores resortes de control y más contundencia en las represarías, con un círculo cada vez más cerrado en sí mismo y más a la defensiva; porque los delitos son cada vez mayores y se está más implicado en ellos. Y no serán ellos los que tiren ese muro, nunca, de hecho se está preparando el adoctrinamiento para las futuras generaciones, que implica la elaboración de una Histora a la medida, una Historia que se elabora ya, cuando es actualidad y todavía no es Hitoria, y que podría ser el inicio de la elaboración de una realidad virtual, que el Régimen debería prolongarse hasta el infinito, porque la caida del muro sería quedar al descubierto.

26 de febrero de 2012.



Uso y abuso

Los secretos de Estado son un instrumento que en cierto modo nos viene dado a los ciudadanos, no hemos autorizado directamente que nuestros gobernantes dispongan de ese intrumento, debe pertenecer a la tradición de los gobiernos, quizá se remonte al absolutismo, no lo sé muy bien, pero están ahí y nuestros gobernantes hacen uso de ellos. Como están ahí, y los ciudadanos no hemos pedido su supresión, forman parte de los instrumentos de los gobiernos democráticos y los ciudadanos no podemos cuestionar su uso. Mi opinión es que un gobierno que se conduce con rectitud no necesita de ese instrumento, que quizá sea necesario su uso en casos muy excepcionales. Un ejemplo sería un acontecimiento del que el gobierno tiene conocimiento y podría enturbiar las relaciones internacionales con algún país, un acontecimiento sobrevenido, un imponderable que le ha caído al gobierno de turno y debe resolverlo según su mejor entender. Pero ciudadanos y gobernantes deberíamos entender que es un instrumento que no se desprende de la Democracia, se podría decir que es antidemocrático, porque permite que la acción del gobierno escape al control de los ciudadanos. La Democracia es el control de los ciudadanos sobre el gobierno, contradice radicalmente este carácter de las democracias. Es por eso que su uso debería considerarse como excepcional. Y para resolver acontecimientos sobrevenidos. No es democrático, es totalmente antidemocrático que los gobiernos acuerden acciones que en el momento de ser acordadas ya se prevé que pasen a formar parte de los secretos de Estado. Y escaparía ya a las buenas o malas prácticas de gobierno, que sería una forma de escapar a la acción de la Justicia, que delitos se convirtieran en secretos de Estado. Y más grave sería que los dirigentes utilizasen esta potestad para convertir en secretos de Estado los delitos propios. Que nuevamente son intentos de sustraerse a la acción de la Justicia.

Puede parecer que esto último, que gobiernos puedan verse envueltos en una causa judicial, produciría un vacío de poder, pero otra característica de la Democracia es que nadie es imprescindible, que siempre se encuentra el resorte que cubre ese vacío, de forma democrática, con arreglo a las leyes. Lo contrario sería poner en manos de gobiernos un instrumento de coacción cuando se les sorprendiese en delitos.

1 de marzo de 2012.



¿Patrocinadores de hoy o mecenas de antaño?

La verdad es que soy un temerario, porque sabiendo que estoy con el hacha en la nuca, reservar una caja para un posible patrocinador es como dar músculo al brazo que la descargará sobre mí.

Soy consciente de que una vez recobre mis derechos humanos, dedicando una semana, por ejemplo, a la realización de una serie fotográfica y firmando cien o doscientos ejemplares de la misma, podría sacar para pagar la luz durante cinco o seis años, eso lo sé. Pero he querido, con esa caja, explicitar la posibilidad de que la revolución del conocimiento es posible, que es posible que la Cultura y el Conocimiento sean universales y de libre acceso y que sus creadores vivan de sus creaciones.

Hasta ahora un creador debía de ofrecer sus creaciones a editoriales, discográficas,... Y eran esas editoriales y discográficas las que decidían a qué autor publicar y a qué autor no. Eran los autores los que debían firmar los contratos que le presentasen esas empresas, y someterse a sus cláusulas, en demasiadas ocasiones abusivas.

Quizá sea un soñador, no me importa, me gustaría ser un soñador, pero pienso que en este caso tengo los pies bien afianzados en la tierra y pienso que la Web abre unas nuevas expectativas que van a transformar la relación entre los autores y las empresas de servicios que gestionan sus obras.

La caja destinada al patrocinador puede ser un medio por el que un autor financie su trabajo, un medio de financiación lícito, que no sería invasivo y que sería aceptado por los destinatarios de su trabajo, o así me gusta pensar que será. Los destinatarios de la Cultura y el Conocimiento sabremos apreciar que se nos está poniendo un trabajo a nuestra disposición y que ese trabajo se merece una remuneración, no se nos pedirá nada a cambio del trabajo porque su autor dispone de medios por los que su trabajo es remunerado, así me gusta pensar que será.

La publicación de obras en la Web no acaba el recorrido de la obra, el autor necesitará igualmente los servicios de esas empresas, incluso de otras que ofrezcan muy variados servicios, pero serán las empresas las que vayan al autor a ofrecer sus servicios y seremos los lectores y los que consumamos música, los que finalmente decidamos qué grupos y qué canciones nos gustan. El criterio de selección lo pondremos nosotros con nuestros gustos, que son muy variados, y me gusta pensar que la oferta será más variada y de mayor calidad, y que los autores accederán a un público inmensamente amplio.

Y aun sabiendo que tengo el hacha sobre mi cabeza, sabiendo que los brazos que sostienen el hacha necesitan muy poco para descargarla sobre mí, cuando diseñé el portal no dudé en colocar la cajita destinada al logo del patrocinador, aun a sabiendas de que no existían posibilidades de que surgiera un patrocinador, sabiendo que esto sería utilizado en mi contra. Pero también inicié el portal expresando mi intención de contribuir en lo posible a la revolución del Conocimiento que pienso se está dando, y la cajita puede contribuir a esa revolución, que puede ser una opción como cualquier otra. En otras ocasiones no he dudado en enfrentarme a temas complicados que mal o bien desarrollados serían escusa para los del hacha, y ahora no iba a ser diferente.

A los que puedan estar haciendo leña de la cajita, por mí, que les den, hay que entenderles, están muy agobiados.

16 de marzo de 2012.



El Régimen Distópico en la práctica

Me referiré a las acciones del régimen distópico en España en estas últimas semanas, acciones que me son más cercanas, aunque me sean desconocidas, nos son desconocidas, que ese es su carácter: la ocultación de sus acciones y sus conspiraciones a los ciudadanos; pero acciones que son fácilmente deducibles conociendo el carácter del Régimen y sus necesidades.

Necesitan cohesión. Para los poderes en un Régimen Distópico, donde lo importante es mantener sin fisuras el muro y controlar a la disidencia dentro de ese muro, la cohesión de miembros y estructuras es prioritario. El Régimen Distópico no se puede permitir que uno de los partidos políticos componentes de la maquinaria se desplome, no se puede permitir que el partido mayoritario de la oposición se desplome, porque, ¿qué organización o partido ocuparía su lugar? El Régimen Distópico ha llevado a la sociedad Española a la bancarrota. No es una crisis, más de cinco millones de parados/as no es una crisis, es la bancarrota de la sociedad, en la que numerosas familias han perdido toda fuente de ingresos y se encuentran en la ruina, a las que se le unirán otras muchas familias cuando hayan acabado con el poco patrimonio de que dispongan. En esta situación el Gobierno necesita a la oposición que forma parte del sistema, necesita una oposición con la que ponerse de acuerdo, que le plantee una oposición "razonable" que no coarte su margen de maniobra: que no le ponga en aprietos, pero que a la vez sirva de cortafuegos a las protestas; que los que se sientan descontentos con sus políticas, mantengan el espejismo de que el partido de la oposición (que en sus siglas mantiene la O de obrero) es el que les está defendiendo de esas políticas. En estos momentos más que nunca el Régimen Distópico debe mantener la misma estructura de partidos. Únicamente así se entiende que entre el partido del gobierno y los partidos de la oposición se entablen unas disputas anodinas y tópicas; que el partido del gobierno, el PP, no plantee una autentica oposición al PSOE, partido en el gobierno hasta hace unos meses y que renunció a su renovación, un partido que sometido a una oposición y debates serios se encontraría en estos momentos al borde de la desaparición. Según en qué momento nos encontremos de la implantación de la distopía, esta necesidad de mantener una estructura de partidos y de poderes estable, podría llevar, si no ha llevado ya, a falsear los resultados de las urnas, para que estas reflejen estos intereses.

También necesitan unas organizaciones sindicales creíbles y que no planteen problemas, que no los plantean ya que están integradas en el régimen, pero que deben cuidar su credibilidad dada su inacción.

Los sindicatos no están para calcular la jubilación de los trabajadores o trabajadoras, no principalmente para eso, que eso debería correr a cargo de organismos públicos; están para defender los derechos de las trabajadoras, lo mismo que las organizaciones empresariales están para defender los derechos de los empresarios; pero los sindicatos con mayor motivo ya que los trabajadores son la parte más vulnerable en las relaciones laborales. Un sindicato no es una serie de oficinas a las que recurren los trabajadores para que les solucionen gestiones y papeleos, está la acción sindical. Un sindicato debe tener una política sindical, debe darla a conocer a las trabajadoras, debe hacerla valer en las negociaciones y debe mantener la inquietud en las trabajadoras por la defensa de esas políticas. Una acción sindical seria y responsable es la mejor defensa de los trabajadores ya que los sindicatos contarán con fuerza para hacer valer los derechos de los trabajadores y las trabajadoras en todas aquellas negociaciones que se planteen. Con una acción sindical seria, la huelga general puede llegar a ser innecesaria; serán necesarias acciones para responder a agresiones, determinadas huelgas en aquellos sectores donde se generen problemas, y esas medidas de fuerza (porque son medidas de fuerza) deberían hacer innecesaria una huelga general. La huelga general es el último recurso y no el primero, porque después de la huelga general no queda más que las barricadas. Siempre debería ser el último recurso, cuando los derechos de los trabajadores no se han podido hacer valer mediante la acción sindical, y no debe ser un elemento aislado, debe ser elemento de una cadena, estar precedida por acciones menos costosas para los trabajadores y que sirvan de preparación de la misma, como pueden ser manifestaciones y paros generales de media hora o una hora, y tras ella continuar con la misma animación sindical. Todo esto sabiendo que La huelga general es muy costosa para los trabajadores y para la economía del país. A los trabajadores les supone un esfuerzo ya que la nómina del mes se ve mermada y como toda huelga solamente debe plantearse cuando existen posibilidades de éxito, de lo contrario se volverá contra los propios trabajadores y trabajadoras, porque su fracaso las desmovilizará. También, enturbia las relaciones laborales: en empresas en las que exista una buena relación entre trabajadores y empresario podría resentirse esa buena relación, y entre los trabajadores se crearán tensiones entre los que vayan a la huelga y los que no, más si no se ha hecho una valoración previa sobre su aceptación y no se han convocado asambleas en las empresas para lograr a un consenso y secundarla. Esto supone que los costes de una huelga general vayan más allá de los costes generados en la propia jornada y se proyecten sobre los meses que le siguen, y en el caso de su fracaso será muy dificil que los trabajadores recuperen su autoestima como colectivo.

Una huelga general tiene que decidirse tras una acción sindical sostenida y que haya sido infructuosa, y debe organizarse de forma responsable. Calculo que para preparar una huelga general se necesitan al menos cuatro o cinco meses: debe haber un acción sindical previa para garantizar que sea la inmensa mayoría de los trabajadores la que la secunden, y la organización sindical debe reforzarse para el día de la huelga, para que esta responda a los criterios con los que se convocó y no derive en actos violentos.

La huelga general convocada para los próximos días es una huelga para salvar la cara de un puñado de dirigentes sindicales que han abandonado la acción sindical hace años, que se plantea sin ninguna preparación, supondrá diversos titulares en los medios de comunicación, los que se hayan pactado, y una resaca de una semana, tras la cual, los trabajadores estarán más desilusionados que antes de la huelga, porque no se habrá conseguido nada, excepto unas docenas de trabajadores/as detenidos o en el hospital.

El Régimen Distópico hace una caricatura de las elecciones, de las organizaciones sindicales, de la Justica, de los medios de comunicación, de la Cultura, en definitiva, corrompe todo lo que pueda quedar de un sistema democrático.

27 de marzo de 2012.





Un año del movimiento 15-M

Es muy difícil una valoración del Movimiento 15-M, de este año de vida del movimiento. Surge como una protesta popular, creo que surge como una protesta popular, hasta ese punto me considero desinformado, no me atrevería a confirmarlo, y, esta es mi tesis, también porque ha sido mi vivencia durante el tiempo que me llevó la realización de mi trabajo gráfico sobre los primeros meses de este movimiento, pronto, probablemente inmediatamente después de su surgimiento, el Ministerio del Interior maniobró con éxito para infiltrarse en él y manipularlo. En ningún momento la casta política española trató de comprender la indignación y acercarse a las reivindicaciones de los ciudadanos, entendió que era un movimiento del que debía defenderse y, ya desde un primer momento su estrategia fue la de intentar desacreditarlo. Está el bochornoso montaje frente al parlamento catalán, en el que, no me cabe duda, participaron sus diputados.

En mi vivencia de los meses que pasé junto al movimiento realizando ese trabajo perdura en mí el ambiente enrarecido que encontré en muy diferentes espacios, desde las asambleas, a las diferentes marchas que pude cubrir: dificultades para que los marchadores marchasen, esto es, caminasen y cubriesen la jornada de marcha, constantes incorporaciones y abandonos de marchadores en todas esas columnas, y extraños movimientos de "indignados" de unas columnas a otras, hasta el punto de que me atrevo a asegurar que una gran parte de ellos no eran tales indignados sino miembros afectos al Ministerio del Interior y, por supuesto, en ningún caso cubrieron los kilómetros de marcha que intentaban hacer ver.

Hasta aquí una impresión de mis vivencias, que quizá pueda corroborar el material gráfico que produje durante esas semanas. Pero llegamos al 27 de julio, en los aledaños al Congreso de los Diputados; aquí ya no son mis vivencias, mis impresiones, que pudieran ser acertadas o no, aquí queda reflejado el montaje en el propio material gráfico que habla por sí solo, que no requiere de ninguna otra documentación. Como tampoco necesita de mayores valoraciones las instantáneas de la manifestación que recorre muy diferentes calles del centro de Madrid, cortándolas al tráfico, el 4 de agosto.

Lo estrafalario de los montajes a la entrada del Parlamento catalán y en los aledaños del Congreso de los Diputados dan muestra de los métodos utilizados por la casta política española, su descaro y el menosprecio a la indignación de los ciudadanos. No me cabe duda que en la actualidad el movimiento 15-M sigue manipulado por esa casta a través del Ministerio del Interior, que no viendo la manera de impedir la indignación ciudadana, sin intención de atender sus reivindicaciones, han visto en la manipulación y el control del movimiento, en la medida de sus posibilidades, el medio para que esa indignación no les salpique. No nos deberá extrañar que cuando interese, se mostrará un 15-M como un movimiento serio, como se mostrará y se fomentará su parte esperpéntica cuando también interese; que será pacífico mientras interese que lo sea y que se fomentarán u orquestarán actos violentos cuando también interese. Se intenta (y por el momento lo han conseguido) que sea un movimiento colorista y estéril, que sea el cauce de una indignación que son incapaces de contener y a la que no quieren atender, que sirva de cortafuegos a la contestación ciudadana como las cúpulas y las burocracias sindicales sirven de cortafuegos al descontento de los trabajadores. Y la castra política no se encuentra sola en estas manipulaciones, los medios de comunicación, que no pueden alegar ignorancia, silencian estas manipulaciones y les dan cobertura.

En esta situación, el margen de maniobra de los ciudadanos es muy pequeño, porque tampoco cuentan con el apoyo de unos intelectuales inexistentes y se ven (yo ya no me incluyo) envueltos en una manipulación de la que difícilmente saldrán. El movimiento se nutrirá hoy de unos que pasado el tiempo lo encontrarán inoperante y quedarán desmovilizados, y mañana se acercarán otros que con el tiempo también quedarán desencantados.

Pero con todo, debo ser optimista, lo era en el tiempo que estuve cubriendo la actividad del movimiento, porque junto a esas manipulaciones, el movimiento mueve masas; aun con una descoordinación y una ausencia de estructuras provocadas, cada convocatoria movía a gran cantidad de personas y creaba simpatías. Y si en aquel tiempo, hasta el último momento, pensaba que el movimiento se podía salvar, por esa capacidad de convocatoria, por esas simpatías que creaba, hoy debo pensar que puede salvarse, que tarde o temprano los ciudadanos lograrán traspasar la barrera de la inoperancia, que surgirá un acontecimiento imprevisible para los que lo intentan controlar que haga que el movimiento de indignados se escape a su control. Y debo pensarlo así, porque la situación es grave, porque hay cifras que estremecen fuera de un Consejo de Ministros, porque el único camino de los ciudadanos ante el cinismo y la desafección de la castra política es la calle y la protesta. Y hay que esperar que esa protesta logre organizarse eficientemente, aunque se deba estar atentos para contrarestar los ataques y manipulaciones que se den cuando esto ocurra.

domingo, 13 de mayo de 2012


Volver al texto después de haber pulsado in a menú

La navaja de Ockham - página I

La navaja de Ockham - página II

La navaja de Ockham - página III

Créditos

Manzanas y mantel de Paul Cezanne (Óleo sobre lienzo. 25 x 44 cm. Colección particular). Licencia Creative Commons

La obra de Cezanne en Wikimedia